Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Viernes, 17 de Septiembre de 2021

Home » Piragüismo

Lisa Carrington dobla oro en 200 y 500 el día que Queiroz le quita el oro a Brendel. Resumen Mundial Piragüisimo AT 2019

Enviado por en 27 agosto, 2019 – 22:23Sin comentarios

Lisa Carrington en fotografía de la Fed. Internacional de Piragüismo

 ·Lisa Carrington dobla oro y se hace imbatible en los 200 y 500 del kayak femenino del Mundial de Szeged

·Queiroz puede con Brendel y Fuksa y se hace con un ansiado oro en los 1000 de la canoa

·Pleno de plazas olímpicas para España en hombres mientras el K1 200 de Teresa Portela, bronce en Szeged, también se asegura Tokyo.

 Todos los resultados y embarcaciones

Ángel Vázquez, @PasaporteJJOO. La catedral húngara de la piragüa, Szeged, ha sido escenario (21-25/08) del Campeonato del Mundo de Piragüismo de aguas tranquilas 2019, un Mundial que ofrecía importantísimas cuotas olímpicas y en el que diversas embarcaciones españolas han logrado el acceso a los JJOO de Tokyo, amén de la certificación de que el K4 500m femenino no estará, con total seguridad, en la cita nipona.

K1-200 femenino

Si apostáramos al inicio de la competición sobre qué oro era el más fácil de pronosticar, sobre qué derrota hubiera sido la más sonada en este Mundial de Szeged, creo yo que no sería otra que la de Lisa Carrington en el K1-200m. De hecho, desde 2011 puede contabilizar su presencia en los respctivos Mundiales como victorias, como oros que adornan un palmaré en el que la victoria está siempre presente; así las cosas y visto lo visto, el reinado de la gran neocelandesa no parece tener obstáculo a corto plazo, pues en Szeged demostró, aún, que está ella y las otras, las que se pelean casi a dos segundos por la plata. Ella es otra historia. La prueba, pues, a ese nivel, no tuvo historia alguna. Salió primera y llegó primera, sin más obstáculo que ella misma.

Por detrás, tres mujeres que volverán a pelearse muy posiblemente en Tokyo por calzarse alguna de las dos medallas que restan en el medallero. La plata fue en esta ocasión para la polaca Walczykiewicz a 1.94 mientras que una centésima más tarde, el bronce era compartido por la danesa Jorgensen y la gallega Teresa Portela. ¿Firmamos para Tokyo? Firmamos, porque al margen de todo el K1-200 femenino español ha logrado, con esta tercera posición, la plaza olímpica para los JJOO de Tokyo.

K1- 500 femenino

Si se llevó el 200 y también se llevó el 500, y además de la misma forma, arrollando a la totalidad de sus rivales que no pudieron ver más que el fino dibujo que Lisa Carrington dejaba en las frías aguas del canal de Szeged con el veloz paso de su piragüa. Ni la bielorusa Khudzenka (plata a 1.63) ni la magiar Kozak (bronce a 2.25) pusieron en peligro por un solo instante la victoria de la neocelandesa. Se esperaba más de la actual subcampeona olímpica de la distancia, la danesa Emma Jorgensen, pero no encontró la palada; finalizó quinta a 3.93 de Lisa. La española Carolina García fue cuarta en la final C.

K2-500 femenino

Con el equipo neocelandés sin Lisa Carrington en el barco, el equipo alemán enfrascado en la final B y sin el equipo húngaro en la final tras ser descalificado en la primera ronda de las series eliminatorias por peso por debajo del mínimo exigido, las “a priori” grandes favoritas dieron paso a nuevas oportunidades para el resto de equipos, opciones que canalizaron de la mejor manera posible la pareja bielorrusa que, de la mano de una sensacional Khudzenka, se alzaban con el oro por delante de Polonia (plata a 0.79) y Eslovenia (bronce a 1.65).

La dupla española formada por Laia Pelachs y Aida Bauza eran terceras en la final B, a 2.61 de la Alemania de Kriegerstein y Fritz y 2.56 de la Rusia de Panchenko y Stepanova.

El K4-500 femenino húngaro en fotografía de la Fed. Internacional de Piragüismo

K4-500 femenino

Al igual que ocurriera en Montemor 2018, las embarcaciones de Hungría, Bielorrusia, Polonia y Nueva Zelanda fueron las grandes dominadores de la prueba, demostrando año tras año que entre este póker de barcos saldrá el próximo campeón olímpico. En esta carrera por la gloria olímpica, Hungría parte con ventaja, pues ha demostrado, también en este Mundial, que parece estar un escalón por encima, y que con un barco con la mitad de la tripulación renovada, ha vuelto a hacerse con el oro de una forma más o menos clara y contundente.

Sin embargo, las dudas acaecen en la lucha por la plata, ya que la Nueva Zelanda de Lisa Carrington no pudo mantener el nivel mostrado en 2018 y se vio claramente superada por una Bielorrusia mucho más cohesionada y una Polonia que sigue estando ahí a la espera de dar el salto. Así las cosas, las kiwi se conformaron con la cuarta plaza mientras que las Litvinchuk, Khudzenka, Papok y Makhneva daban la sorpresa colgándose la plata por delante de Polonia.  En otra guerra muy lejana pero no menos interesante, Francia se impuso a Alemania, Australia, Ucrania y Rusia que por ese orden finiquitaron su actuación en la prueba reina del piragüismo femenino.

En lo que se refiere al equipo español, Isabel Contreras, Sara Ouzande, Begoña Lazkano y Natalia García fueran quintas en su semifinal, clasificándose para la Final B donde fueron 6ª y certificando su ausencia en los JJOO de Tokyo 2020.

C1-200 femenino

La prueba más rápida de la canoa femenina descubrió una nueva campeona mundial, la estadounidense Nevin Harrison, que en ausencia de la sancionada por dopaje Laurence Vincent-Lapointe, se descubría ante el resto del mundo de la canoa con unos 200 espectaculares en los que lograba deshacerse con holgura de las grandes favoritas, la rusa Romasenko (plata), la bielorrusa Nazdrova (bronce) y la polaca Dorota Borowska, que a la postre firmaba su paso por el Mundial magiar con la sexta posición final. La chilena Mailliard era quinta mientras que la canadiense Katie Vincent, compañera de Laurence en el laureado C2-500 canadiense, debía conformarse con una notable 5ª posición. La española María Corbera era quinta en una ajustada final B a 0.61 de la vencedora, la húngara Bianka Nagy.

C2 500 femenino
Con la ausencia de las que hasta hoy eran las actuales campeonas mundiales, la dupla canadiense
Laurence Vincent-Lapointe y Katie Vincent, por acusación de dopaje (investigación en curso) de la primera, la prueba estuvo marcada por el duelo entre las chinas Mengya Sun/Shiziao Xu y las anfitrionas Virag Ball y Kincso Takacs, duelo, por otro lado, que fue menos de lo esperado, pues aunque las húngaras lo intentaron, el dominio chino se hizo patente desde la primera palada, manteniendo una cómoda ventaja en todo momento que les permitió hacerse con el oro. Tras un paso intermedio a 1.08 de las chinas, las magiares eran plata a 1.68, mientras que la Bielorrusia de Klimava y Makarchanka se hacía con el bronce a 4.93 dando paso a alemanas, uzbecas, cubanas y ucranianas, que por ese orden ocuparon el resto de las siete primeras posiciones en un apretado final. Chile y Japón fueron meras comparsas en la final de las 9 mejores embarcaciones. De esta forma, Hungría y Bielorrusia igualan el resultado del Mundial 2018 mientras que el equipo chino, con el cambio de Mengya Sun por Zheyi Xu, mejoran y mucho sus prestaciones.C2-500 femenino

Ya en la final B, el barco español formado por Patricia Coco y Antia Jacome se hacía con la victoria, confirmando la 10ª posición final.

K1-200 masculino

Ausente en la prueba que lo vio campeón olímpico en Río en el pasado Mundial de Montemor, el británico Liam Heath renovaba en Szeged sus opciones a revalidar su oro, construyéndose como el gran favorito tras una prueba inmaculada en la que, si bien el español Carlos Garrote fue el mejor en la salida, el británico supo voltear para llevarse una holgada, para lo que es un 200, victoria.

Por detrás, a tan solo 0.18, el serbio Stefanovic mientras que el español Garrote era bronce a 0.26, todo un logro a añadir  al oro que consiguió el año pasado en la vecina Portugal. El zamorano sigue ahí y en Tokyo, sin duda, debería de ser una de las grandes opciones en esta complicada y disputada distancia. Beaumont, Rizza, Menning, Lukantsov, Seja y Tratsiakou completaron la lista de los 9 mejores. Con este bronce Carlos, el K1-200 masculino español consigue plaza olímpica para los JJOO de Tokyo.

K-1 1000 masculino

Con la ausencia de la embarcación germana en la Final A  del K1 1000m, todas las miradas estaban puestas en el duelo entre los representantes luso, checo y húngaro o, lo que es lo mismo, entre el oro en Montemor 2018 Fernando Pimenta, el actual subcampeón olímpico Josef Dostal y la perla húngara de 22 años, Balint Kopasz…y no defraudaron.

La prueba estuvo dominada en su primera mitad por el portugués seguido a menos de medio barco del checo, mientras el Kopasz se dejaba caer hasta todo un barco. En la segunda, sin embargo, la potencia del representante local se hacía evidente y poco a poco, al mismo tiempo que Dostal se deshacía de Fernando, avanzaba impertérrito hacia el oro en su tierra, de tal forma que llegaba con toda una embarcación de ventaja a la línea de meta, seguido por el checo y dejando a Fernando con el bronce.

El representante español, Roi Rodríguez, fue el mejor en la salida y formó parte del top4  hasta la mitad de la prueba, momento en el que se vino abajo hasta finiquitar su actuación con la octava y penúltima plaza de esta espléndida final que permite que el K-1 1000 masculino español consiga plaza olímpica para los JJOO.

K2-1000 masculino

Al igual que ocurriera en 2018, el K2-1000 del Mundial 2019 trajo excelentes noticias para el equipo español con la plata conseguida por una pareja, la de Francisco Cubelos e Íñigo Peña, que se ha consolidado como una de las mejores del concierto internacional. Tras un equipo alemán que dominó de principio a fin la prueba y que en esta ocasión estaba formado por Hoff y Schopf, el barco español supo jugar sus cartas en un potente final que lo llevaba, desde el quinto mejor parcial en el ecuador de la prueba a 1.10 de los germanos, a ser los segundos en la línea de llegada a 1.25. Por detrás, en un segundo grupo perseguidor, la Francia de Carre/Hubert se llevaba el gato al agua en una disputa muy reñida ante checos, australianos e italianos. Más retrasados, Rusia, Hungría y Lituania cerraban el grupo de los nueve finalistas.

La superioridad alemana en forma de cantera infinita de piragüistas del más alto nivel es tal que tras el oro olímpico en Río con Max Rendschmidt y Marcus Gross, fueron oro en Montemor 2018 con Gross y Max Hoff y aquí, en Szeged, han sido Hoff y Jacob Schopf los encargados de seguir perpetuando la herencia alemana en lo más alto del pódium del K2-1000. Impresionante. Por otro lado, destacar la floja actuación del barco serbio de Tomicevic y Zoric -actuales subcampeones olímpicos- que cedían en la tercera de las semifinales y no lograban ir más allá de la segunda posición en la final C. Con la posición alcanzada por Cubelos y Peña, el K-2 1000m masculino español consigue plaza para los JJOO.

El K4 alemán en fotografía de la Fed. Internacional de Piragüismo

K4-500 masculino

Que Tom Liebscher, Ronald Rauhe, Max Rendschmidt y Max Lemke son los grandes favoritos a hacerse con el oro en el K4-500 masculino en los JJOO de Tokyo no es más que la proyección de lo ocurrido en los dos últimos mundiales. En Montemor-o-Velho vencieron con autoridad; en Szeged, un año después, también. Cierto que sólo por 5 décimas, pero lo hicieron de principio a fin, doblegando a un cuarteto español que con el cambio de Arévalo por Toro, volvieron a repetir la plata.

Por detrás, una Eslovaquia que con equipo renovado lograba auparse hasta el tercer cajón del pódium a 1.70 de los germanos, mientras Rusia, Hungría y Portugal eran, en un abrazo de poco más de una décima de segundo, cuartos, quintos y sextos en la final de los grandes.  Si alguna medalla parece clara en el piragüismo español con la vista puesta en los JJOO de Tokyo, ésta pasa por el K4-500m masculino. Ni que decir tiene que la segunda plaza en el presente Mundial le otorgó al equipo español su pasaporte olímpico.

Queiroz en fotografía de la Fed. Internacional de Piragüismo

C1-1000 masculino

Una de las grandes sorpresas del Mundial 2019 se produjo en el C1-1000m masculino. ¿Las miradas? Pues puestas en el doble campeón olímpico y cuatro veces oro mundialista, el alemán Sebastian Brendel, quien tomaba las riendas de la prueba al paso por el ecuador de la misma y del que se esperaba que, sin prisa pero sin pausa, fuera marcando diferencias a partir de ahí. Sin embargo, no fue así. O bien el alemán se quedó sin batería o bien el brasileño Queiroz puso la directa y decidió que había llegado su hora, que tras haber sido el rey de los 500m ya tocaba coronarse como el nuevo emperador, a menos de un año vista de los JJOO, de los 1000m. Así lo hizo y usó cada palada para incrementar su ventaja en unos últimos 500m de locura, golpeando la pala sobre la misma línea de llegada, escenificando así el nuevo orden mundial en la presente prueba.

Por si fuera poco, “el leyenda” Sebastian Brendel no sólo no fue oro, sino que también se quedaba fuera del pódium por el empuje de dos nombres más a tener en cuenta: el polaco Tomasz Kaczor, plata a 1.69, y el francés Adrien Bart, bronce a 2.32. Cuarto sería Brendel que aventajaba en menos de medio segundo a otro de los favoritos, el checo, plata en 2019, Martin Fuksa. Tokyo se presagia épico.  El español Gonzalo Martín era 5º en su semifinal, clasificándose para la Final B donde fue 6º.

C2-1000m masculino

China, no hubo más. Ni los actuales campeones Oeltze/Kretschmer ni los cubanos Madrigal/Enrique, aunque cierto es que los isleños estuvieron más cerca de aguarles la fiesta a los asiáticos en un final en el que debieron atacar unos metros antes para disputar la victoria.  Hao Liu y Hao Wang salieron a por todas desde la primera palada y hasta la última gobernaron una prueba que no pareció escapárseles en ningún momento. Por detrás, De Souza y Queiroz lograban el bronce para Brasil por detrás de Cuba, eso mientras una desfondada Alemania debía conformarse con la cuarta posición a 4.62 de los asiáticos. Sorpresón.

Los españoles Adrián Sieiro y Sergio Vallejo fueron quintos en la semifinal que se llevó la China de los Hao, cerrando su paso por el canal magiar con otra quinta posición en la Final B.

Primera jornada de finales (VIDEO)

Segunda jornada de finales (VIDEO) 

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.