Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Sábado, 19 de Junio de 2021

Home » ArtículoOpinión, Ciclismo en ruta

Un abril lluvioso… ¿preludio de un agosto glorioso?

Enviado por en 26 abril, 2016 – 14:41Sin comentarios

Perfil editado por @cronoescalada en www.cronoescalada.com

Mientras la lluvia caía con insistencia sobre las carreteras vascas, la Itzulia se decidía, una vez más, entre múltiples contendientes que preferían esperar los movimientos ofensivos de Alberto Contador. Así había ocurrido en la Paris-Niza y en la Volta a Catalunya, donde el pinteño mereció mejor suerte de lo que la clasificación general final dictaminó. Ante esta encrucijada, sin la presencia de los puertos largos y sostenidos que mejor le van, Contador esperó al último día para asestar un golpe de autoridad muy significativo a este principio de temporada. En la siempre quebrada contrarreloj de Eibar, marcó un tiempo estratosférico en la subida a Arrate que le permitió no arriesgar lo más mínimo en el descenso sobre la peligrosa carretera mojada que conducía a la línea de meta. Victoria bajo la lluvia. Mensaje para el Tour.

Poco después, en uno de los escasos días de abril donde el sol se impuso al frío y la lluvia, Alejandro Valverde pasó a la historia de la Flecha Valona, convirtiéndose en el corredor con más victorias en la prueba. Domino absoluto de la subida a Huy y confirmación de que se presenta a la salida del Giro en óptimas condiciones. Ya lo había demostrado, la semana anterior, con su victoria en 2 etapas y la general de la Vuelta a Castilla y León, pero no pudo refrendarlo en su prueba fetiche, la Lieja-Bastoña-Lieja, donde, una vez más, la lluvia y el frío fueron los claros vencedores de la carrera, derrotando al ciclista murciano.

No hay duda, son nuestros dos mejores ciclistas de la actualidad, lo demuestran cada vez que se ponen el dorsal y ambos tienen la intención de llegar al 6 de agosto de 2016 con aspiraciones de ser campeón olímpico. Uno llegará con el punto de forma que da el haber luchado por el Tour de Francia tan solo un par de semanas antes. El otro, más complicado, espera aprovechar la carrera francesa para ir recuperando las fuerzas que se va a dejar en el Giro de Italia. Ambos, en todo caso, estarán seguro entre los máximos candidatos a la victoria.

La opinión mayoritaria hoy en día, compartida por el seleccionador Javier Mínguez, es que el jefe de filas ha de ser Alejandro Valverde. Las razones son obvias: su compromiso absoluto con la selección y su desempeño exitoso en pruebas de un día. Sin embargo, bajo mi punto de vista, el recorrido escogido para la prueba en ruta es de tal dureza, que será la propia carretera la que señale el líder de la selección española. La subida a Canoas (3 pasos con una parte inicial de 4 kms al 9%) escogerá el ganador final: el más fuerte. Con todos los favoritos al Tour en la línea de salida, difícil será que nos encontremos con un vencedor sorprendente, pese a que los mejores equipos solo contarán con 5 integrantes para controlar los distintos ataques.

Entonces, ¿qué debemos hacer? Creo que la clave es que seamos honestos. Sencillo… o complicado. Con unas instrucciones claras de salida, se pueden jugar las cartas de la mejor manera posible en función del estado de forma que tenga cada corredor en ese famoso día 6 de agosto. Esto implica que los otros 3 seleccionados, salvo cambio sustancial en las próximas semanas, deben ser conscientes que su labor será 100% de trabajo para sus líderes. Después, dentro de un orden, cada uno de nuestros dos líderes debería aprovechar la situación de carrera que más se amolda a sus características. Hacia arriba, Contador debe comprobar si es el más fuerte y puede abrir hueco para llegar hasta la meta. De hacerlo, el lugar de Valverde ha de ser la rueda del siguiente más fuerte. Si Contador no pudiera, su labor pasaría a ser la de los otros 3 compañeros: 100% al servicio de Valverde.

Contador y Valverde. Valverde y Contador. Cada uno por su camino, cosechando triunfos, sin coincidir ni un día en carrera en todo lo que llevamos de 2016 (no lo harán hasta la salida del Tour de Francia). Ambos, juntos, en el mismo equipo, bajo la misma bandera, saldrán a por todas el 6 de agosto de 2016. Espera la gloria. ¿Lloverá?

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.