Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Home » Gimnasia artística

STUTTGART 2019: FINAL POR EQUIPOS MASCULINOS

Enviado por en 6 octubre, 2019 – 8:31Sin comentarios

Álex F. Fernández Concluido Doha 2018, primer paso de clasificación para los JJOO de Tokyo 2020 al otorgar las primeras tres plazas por equipo, llega el año preolímpico con el resto de plazas a decidir. Esta nueva edición mundialista se llevará a cabo en la ciudad alemana de Stuttgart, donde se otorgarán nueve plazas por equipos tanto en categoría masculina como en categoría femenina, además de algunas plazas individuales para aquellos países que no consigan la ansiada clasificación por equipos. Para los que quieran conocer más detalles del proceso clasificatorio, en el blog de nuestro compañero, José Luis Ramírez, tenéis toda la información (LINK DEL BLOG EN EL APARTADO DE GIMNASIA).

En el pasado mundial España consiguió clasificar a ambos equipos entre las 24 mejores selecciones, manteniendo así sus opciones de clasificar a los equipos intactas. En categoría femenina las tres plazas que otorgó Doha 2018 fueron a parar a los tres mejores equipos, Estados Unidos, Rusia y China, mientras que en categoría masculina los ganadores de dichas plazas fueron China, Rusia y Japón. En este mundial conseguirán plaza los nueve mejores equipos (sin contar a los ya clasificados).

En las previas que desde Pasaporte realizaremos vamos a tratar de analizar las opciones por equipos e individuales de los y las gimnastas del combinado nacional, así como de los principales candidatos a las medallas…

En categoría masculina el equipo español estará formado por Néstor Abad, Nicolau Mir, Rayderley Zapata, Adriá Vera, Joel Plata y Thierno Diallo. Competirán cinco gimnastas, aunque gimnasta reserva todavía no ha sido anunciado.

El equipo español ha estado compitiendo bastante bien en los últimos test, venciendo a rivales directos como Holanda, y mejorando bastante en aparatos claves como es el caballo con arcos. Undécimos en el último mundial, los nuestros son un equipo que mezcla la veteranía de gimnastas como Abad, Zapata y Vera, con la relativa inexperiencia de gimnastas como Mir o Diallo.

Es uno de los equipos más fuertes en suelo, con Ray Zapata, potencial finalista en suelo como mejor gimnasta, y siendo capaces el resto de gimnastas de conseguir muy buenas notas.

En salto el equipo español tiene otro aparato bastante fuerte, y más importante, regular. Su ejecución en este aparato suele ser muy buena, y liderados por Adriá Vera, bronce en la Copa del Mundo de París, el equipo suele tener buenos resultados en este aparato, donde solemos partir con saltos de 5,2 muy bien realizados. Ray Zapata ha vuelto a competir el “Tsukahara” doble mortal en carpa, salto de 5,6, aunque está por ver a ver si decide ir a asegurar en el mundial.

En anillas los chicos han ido mejorando progresivamente a lo largo del ciclo, y aunque no son el equipo más fuerte son capaces de competir regularmente.

En paralelas al igual que en anillas hubiese venido bien tener a Rubén López en su mejor forma, pero algunos problemas físicos y la posterior intervención quirúrgica sufrida le impedirán estar en Stuttgart. A él deseamos una pronta recuperación.

Aun así en paralelas el equipo español es capaz de conseguir buenas notas con un Nicolau Mir cada vez mejor en el aparato, siendo el mejor ejercicio de los nuestros.

Los problemas del equipo español llegan en caballo con arcos y barra, principalmente en el primero de estos dos aparatos. En barra el equipo cada vez compite mejor, y tras haber introducido algunos elementos. Néstor es el mejor en barra, tanto por dificultad como por ejecución, aunque Joel Plata y Adriá Vera cada vez están mejor. En caballo con arcos el equipo español tiene que aspirar a mantenerse, pues no tenemos ningún ejercicio que sea brillante y espectacular, sino que tenemos ejercicios de nivel medio. Lo que nos mata aquí es la irregularidad, las caídas, y estando una plaza olímpica en juego cualquier error se paga cara.

Son varios los equipos con unas posibilidades similares a las del equipo español, aunque la mejora de los nuestros esta temporada es notable, ganando a equipos como Holanda en su casa en un reciente encuentro internacional. El pasado año consiguieron una fantástica undécima plaza a pesar de tener una rotación de caballo con arcos desastrosa. Este año Joel Plata está en gran forma, y si sumamos esto a una competición limpia el equipo tiene un margen de mejora 10 puntos. De tener una buena competición los nuestros deberían meterse en Tokyo, pues tenemos mejor equipo que Alemania tras perder a Marcel Nguyen, líder del equipo alemán, Holanda, Francia, Italia o Turquía, nuestros principales rivales.

LOS PRINCIPALES FAVORITOS:

-Rusia: subcampeones mundiales el año pasado, la gimnasia rusa rozó la proeza el pasado año al quedarse a menos de una décima de los chinos. Con rabia competiría Artur Dalaloyan en los días posteriores coronándose como campeón mundial individual además de llevarse el título en suelo y dos medallas más, medalla que también conseguiría Nikita Nagornyy al ser bronce en la individual. Este año sería Nagornyy el que brillaría por encima del resto llevándose el oro individual y en anillas en el europeo. El cartel de este equipo es un lujo, con David Belyavskiy, medallista olímpico y mundial, Denis Ablyazin, campeón mundial y cinco veces medallista olímpico, Ivan Stretovich, integrante del equipo medallista en Río y gran revelación este temporada, y el prometedor Vladislav Poliashov. El reserva todavía está por determinar y el cartel ruso está sujeto a cambios, siendo Dima Lankin otro de las bazas que el equipo ruso se guarda sobre la manga. En suelo y salto es un equipo potentísimo, teniendo a más de dos gimnastas con opciones de final y medallas. En paralelas tienen ejercicios espectaculares que suelen competir muy bien. En anillas con Ablyazin ganan bastante, sobre todo si este llega en buena forma, mientras que en caballo con arcos tienen ejercicios con mucho potencial y dificultad. Tanto en este aparato como en barra es donde más finos tendrán que estar si quieren vencer a la potente gimnasia china. Si Ablyazin está bien el equipo tiene bastante ganado, pues es un gimnasta que da a los rusos un “plus” en los tres aparatos en los que compite. El objetivo de los campeones europeos es Tokyo 2020, pero si lo hacen bien podrían llevarse el ansiado oro mundial.

-China: tras un ciclo olímpico marcado por el bajón en Río 2016, donde no consiguieron ninguna medalla individual, los chinos se reinventaron tanto en Montreal 2017 como el pasado año en Doha. El pasado año fueron el equipo que más medallas consiguió, y llegan a Stuttgart con el mismo con el mismo equipo que consiguió el título mundial. Sustentado por sus dos mejores gimnastas individuales, el campeón mundial individual en 2017 (plata el pasado año) Xiao Ruoteng y el subcampeón en 2017, Lin Chaopan, el equipo tiene una gimnasta exquisita con ejercicios con una gran ejecución. Curiosamente el gimnasta que mejor ha competido en la individual es Sun Wei, plata en las dos Copas del mundo en las que participó. Wei complementa las notas del equipo chino con su buena barra, su ejercicio en caballo con arcos y su potente y espectacular “Tsukahara” con triple pirueta. Si hablamos de espectacularidad es necesario hablar de Zou Jingyuan, el gimnasta con la mejor ejecución (y dificultad) del planeta en paralelas, y puede que también en caballo con arcos. En paralelas este gimnasta es muy superior al resto, mientras que en caballo con arcos, donde es más irregular, cuando clava su ejercicio suele conseguir la mejor nota del equipo chino, la cual es a su vez competitiva en una final mundial. Completa el equipo el experimentado Deng Shudi, múltiple medallista mundial, fuerte a nivel individual, pero que aporta al equipo principalmente en anillas, donde tiene el mejor ejercicio, y en suelo. El equipo chino es un equipo muy potente aunque últimamente están sufriendo bastante en suelo, donde están siendo bastante irregulares, y en barra o caballo con arcos, donde tanto pueden conseguir notazas como hundirse y perder distancia con los rusos. La clave para ellos estará en suelo y caballo con arcos, dos aparatos que podrían decantar la balanza hacia el equipo chino o hacia el ruso. Tienen potencial para volver a ser campeones del mundo, sobre todo ahora que Japón no parece tan fuerte (a pesar de seguir contando con un fondo de armario importante) como lo fue en Río, aunque el duelo con la gimnasia rusa será el más emocionante de los últimos tiempos. Sin embargo, si Rusia compite bien será difícil ganarles…

-Japón: puede que la gimnasta japonesa no traiga a este mundial a estrellas de la talla de Kenzo Shirai o Kohei Uchimura, sus estandartes durante las últimas temporadas. Ambos con problemas físicos y con un rendimiento inferior al que son capaces de tener, Japón trae a Stuttgart un equipo liderado por los hermanos Tanigawa, Kakeru, campeón nacional los dos últimos años, y Wataru. El primero de ellos destaca por tener una gimnasia muy limpia, aunque sí es verdad que pierde un poco respecto a gimnastas como Dalaloyan en cuanto a dificultad se refiere. El segundo también es un gimnasta bastante completo aunque con un potente salto, donde compite un “Dragulescu” (paloma doble mortal encogido con medio giro) pero en carpa, y en paralelas, donde tiene el principal ejercicio de los japoneses. No se queda atrás Kazuma Kaya, el campeón de la Universiada, quien este año ha dado un golpe en la mesa al erigirse como una de las principales figuras de la gimnasia japonesa. Tiene potencial para superar a los Tanigawa, pues tiene el programa con más dificultad de los tres, y además tiene una ejecución muy buena, además es bastante regular, justo lo que Japón necesita para competir con los principales equipos. Completan el equipo Yuya Kamoto y el joven de 17 años, Daiki Hashimoto. El primero de ellos fue campeón de los Juegos de la juventud en 2010, pero nunca había conseguido hacerse un hueco en el equipo para una gran competición hasta ahora, gracias principalmente a sus excepcionales paralelas, sus anillas y su barra. El segundo es el perfecto engranaje para Kamoto, ya que en caballo con arcos tiene un ejercicio con bastante dificultad que suele competir muy bien, una barra muy regular y capaz de conseguir buenas notas, y un buen “Kasamatsu” con doble pirueta. En barra es donde el equipo presenta sus mayores problemas, pero sigue siendo un equipo muy competitivo con muchas opciones de repetir el bronce del pasado año y de estar cerca de los rusos y de los chinos.

-Estados Unidos: a diferencia de lo que ocurre en categoría femenina, donde el dominio estadounidense es apabullante, en categoría masculina la gimnasia norteamericana ha tratado de ir sobreviviendo a lo largo de los últimos años. Siempre se han mantenido en las finales mundiales, pero salvo casos contados, apenas llegan a pisar los podios individuales. Lejos queda ese equipo de 2012 que consiguió liderar las clasificatorias (a pesar de que luego no consiguiesen subir al podio en la final), quedándose el equipo rondando el podio a lo largo de estos años. La última medalla por equipos fue el bronce en 2014, pero en Stuttgart ese objetivo parece imposible, siendo lo máximo que aspiran los estadounidenses, la cuarta plaza del pasado mundial. El líder del equipo es su principal opción a medalla, Sam Mikulak, quien desde que debutara en una gran competición en 2012, siempre ha estado un poco por debajo de las expectativas que generaba, o cómo competía en las clasificatorias. El pasado año consiguió su primer metal individual además de ser quinto en la individual tras estar tercero en la penúltima rotación. Otra de las figuras del equipo es Yul Moldauer, medallista en suelo en 2017, quien esta temporada ha tenido algunos problemillas en algunas competiciones. Tanto Sam como Yul son gimnastas muy fuertes en suelo, aparato en el que optan a estar en la final. El equipo no tiene ningún aparato flojo, aunque sí es verdad que no tienen un aparato que se desmarque del resto de equipos como tienen los rusos en salto o los chinos en paralelas. Destaca también la presencia de Akash Modi, reserva en Río 2016, y quien este año parece haberse consolidado en el equipo con ejercicios de bastante dificultad en todos los aparatos. El objetivo del equipo debería ser competir sin fallos y revalidar esa cuarta plaza.

Gran Bretaña: tras realizar un pasado ciclo olímpico espectacular consiguiendo una plata mundial en 2015 y el cuarto puesto en Río, los británicos parecen haberse quedado un pelín atrás con respecto a rusos, japoneses y chinos. Mermados por los problemas físicos de sus gimnastas, Gran Bretaña llega a este mundial sin Nile Wilson, su potencial mejor gimnasta completo, aquejado de molestias importantes en su brazo derecho que hicieron que no pudiese competir en los “Trials” británicos. El pasado año los británicos quedaron quintos, posición que es difícil que superen este año, si bien no traen mal equipo. Encabezados por el doble campeón olímpico en suelo y caballo con arcos, Max Whitlock, el equipo británico es un equipo relativamente joven, con gimnastas que han despuntado en este ciclo olímpico. El principal gimnasta del equipo, contribuyendo en casi todos los aparatos es James Hall, quien fue octavo el pasado año en la final individual mundialista. A Whitlock, quien fue seleccionado principalmente por su caballo con arcos, y a Hall se le unen el potente Dom Cunningham, campeón europeo en suelo en 2018 y gimnasta muy fuerte en salto, o Giarnni Regini Moran, la sorpresa de esta temporada, quien tras sorprender en 2014 en los Juegos de la Juventud en 2014 con varios oros, no fue hasta ahora que ha conseguido hacerse un hueco en el equipo principal. Es un equipo con un suelo bastante bueno, aunque peor que el de los rusos, sobre todo si Whitlock no está en buena forma en este aparato. En caballo con arcos tienen la suerte de que Whitlock es capaz de conseguir la mejor nota de la competición, pero el resto de notas dependerán mucho de la regularidad de los gimnastas. Tienen ejercicios bastante buenos en paralelas, donde Joe Fraser puede conseguir notas muy buenas. Después en anillas y en barra no tienen malos ejercicios pero pierden bastante distancia respecto a los principales equipos. Los británicos traen un equipo con bastante talento, pero les falta ese potencia que los rusos o los chinos tienen en algunos aparatos, para poder tener opciones de medallas, y ese “plus” era algo que el ciclo pasado sí tenían.

Después de estos cinco equipos hay un grupo de equipos con opciones similares, y que por supuesto podrían estar cerca de británicos y estadounidenses.

-Suiza: La gimnasta suiza ha ido creciendo enormemente en los dos últimos ciclos olímpicos, consiguiendo numerosas medallas individuales a nivel europeo, de la mano de los especialistas en barra, Pablo Brägger y Oliver Hegi, y el Christian Baumann, medallista en paralelas y caballo con arco. No solo consiguieron numerosos metales individuales, sino que han conseguido estar en las últimas tres finales mundiales por equipos además de conseguir el bronce europeo en Berna 2016. A Doha llegaron tras recuperar por lesiones a algunos gimnastas, pero aquí llegan mejor preparados. El equipo destaca principalmente en barra y suelo, mientras que en los otros aparatos son capaces de conseguir notas bastante buenas y ser regulares. Lucharán por repetir la final del pasado año.

-Ucrania: fuera del final el pasado año, acusando la baja forma en algunos aparatos de Verniaiev, la gimnasia ucraniana ha venido con el objetivo de meterse en los Juegos de Tokyo. Liderados como no por el subcampeón olímpico Oleg Verniaiev, el equipo ucraniano cuenta además con gimnastas muy experimentados como el medallista olímpico y mundial, Igor Radivilov, una baza segura en salto y anillas, y Petro Pakhniuk, el principal gimnasta completo después de Verniaiev. Han mejorado respecto al año pasado, sobre todo los gimnastas que tenían menos experiencia en el equipo. Es un equipo que crecerá en las próximas temporadas, pues tienen un equipo júnior potentísimo, habrá que verlos el año que viene en la temporada olímpica. Si Oleg está bien y compiten de forma regular podrían estar en la final.

-Brasil: finalistas también el año pasado, Brasil no se baja de las finales desde los Juegos de Londres, lo que habla del buen hacer del equipo carioca. Cuenta con dos medallistas olímpicos en el actual equipo, Artur Zanetti, oro olímpico en anillas, y Arthur Nory, medallista en suelo. Sin embargo este año la revelación ha sido Francisco Barreto, años atrás eclipsado por las medallas de los dos anteriores y las de Diego Hypolito. Esta temporada se ha salido en competiciones como en los Juegos Panamericanos, donde consiguió dos oros individuales. Brasil también cuenta con Caio Souza, un gimnasta completo finalista en la individual de los dos últimos mundiales. No es un equipo con ejercicios tan potentes como algunos de los principales, pero es un equipo muy compensado y con muchas opciones de volver a estar en la final.

-LA LUCHA POR LAS PLAZAS OLÍMPICAS RESTANTES:

Los equipos anteriores no deberían tener problemas en clasificarse para los Juegos de Tokyo. Menos claras están las restantes plazas, donde un puñado de equipos, entre ellos España, se jugarán las últimas cuatro plazas.

-Italia: al igual que en categoría femenina, donde ya se está empezando a notar la subida del nivel general de la gimnasia italiana, en categoría masculina hemos visto numerosos brotes verdes del equipo “azzurro”. En el europeo todos sus gimnastas participaron en al menos una final, con Marco Lodadio, bronce en el anillas en el último mundial, llevándose una medalla. Este año cuentan con Nicolo Mozzato, campeón europeo júnior el pasado año, quien al igual que nuestro Nicolau Mir, quien brilló en categoría júnior, tiene su mejor momento por llegar. Es un equipo muy joven, que poco a poco irá escalando puestos en las competiciones por equipos. Habrá que ver qué ejercicios presentan, pero mucho ojo con los italianos, vienen pisando fuerte y tienen opciones de meterse entre los doce mejores equipos.

-Corea del sur: Corea del sur es uno de esos equipos en los que la gente se suele fijar poco, sobre todo porque es un equipo que no compite mucho internacional, pero es un equipo con muchísimo talento. Su principal gimnasta completo es Park Min-soo, pero sus opciones para las finales por aparatos en este mundial son Kim Han-sol, medallista mundial en salto y finalista en suelo, y sobre todo Yang Hak-Seon, oro olímpico en salto en 2012, quien parece que ha llegado a un oasis después de la plaga de lesiones que sufrió las temporadas anteriores. Es un equipo fuerte en salto y suelo, pero en otros aparatos como caballo con arcos o anillas, no tienen ejercicios tan buenos, y a veces son muy irregulares, incluso en salto. Sus opciones dependerán de lo bien que lo hagan, porque de competir bien es probable que estén en Tokyo.

-Alemania: si a alguien le hubiesen dicho hace un par de años que Alemania se podría quedar como equipo fuera de unos Juegos Olímpicos, pocos lo hubieran creído. La realidad es que la baja de Marcel Nguyen por lesión deja bastante tocado al equipo local. Ahora el liderazgo del equipo recae sobre Lukar Dauser y Andreas Toba, dos veteranos. Dauser fue finalista en paralelas el pasado año y en la individual. Compiten en casa, así que seguramente tengan un mejor papel del que a priori pintan las cosas, pero la baja de Marcel Nguyen es una baja sensible. Aun así tienen gimnastas con experiencia que podrían meter al equipo, aunque tendrán que pelearlo.

-Francia: tras perder por lesión a Axel Augis y Julien Gobaux, ambos por lesión, el equipo medallista de Europa el pasado 2018 parece que lo tendrá difícil para clasificarse para los Juegos de Tokyo. No están imposibles las cosas para ellos, aunque sí complicadas. Sus opciones descansan en Loris Frasca, gimnasta potente en salto y noveno en la individual del europeo, y los especialistas Samir Ait Said y Cyril Tommasone, ambos medallistas internacionales. A priori hay equipos mejores que ellos, pero no se les puede dejar fuera.

A tener muy en cuenta también serán el holandés, finalista el pasado año pero algo irregular este año, y el equipo turco, irrumpido en este ciclo olímpico. Los primeros dependerán principalmente de lo regulares que sean, y sobre todo de la competición que tenga Bart Deurloo, su principal gimnasta completo y Epke Zonderland, capaz de conseguir notazas en barra y paralelas. Los segundos pueden dar la sorpresa si hacen un buen caballo con arcos y una buena barra. Poco más lejos parece Rumanía, liderada por Marian Dragulescu y Andrei Muntean. Difícil lo va a tener el país que fuera medallista por equipos en 2004.

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.