Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Home » Gimnasia artística

STUTTGART 2019: FINAL POR EQUIPOS FEMENINA

Enviado por en 4 octubre, 2019 – 7:25Sin comentarios

Álex F. Fernández. El tiempo pasa rápido y de nuevo estamos en un mundial en el que la selección española se juega la clasificación por equipos. La selección femenina no consigue estar en unos JJOO como equipo desde Atenas 2004, y este ciclo olímpico no lo tendrá nada fácil.

El equipo estará formado por Ana Pérez, Roxana Popa, Cintia Rodríguez, Marina González, Alba Petisco y Alba Asencio. Todavía no se ha anunciado quien será la reserva del equipo, pero a priori debería ser Alba Asencio. Es un equipo que ha trabajado mucho a lo largo de este año y llegan bastante bien preparadas. Probablemente sea el mejor equipo que hayamos tenido en bastantes años, sobre todo con la vuelta de Popa, pero el nivel de la gimnasia ha subido enormemente, y será difícil obtener la clasificación olímpica.

La mejor gimnasta del equipo a día de hoy es Ana Pérez, la campeona nacional y finalista en la individual de los dos últimos mundiales. En el último control interno compitió el “Yurchenko” con doble pirueta, además del ya habitual en su ejercicio, doble mortal con doble pirueta. Ha metido algún giro en la parte de danza para ganar dificultad, mientras que en barra se está mostrando cada vez más segura. Roxi Popa ha conseguido volver a un nivel bastante bueno cuando algunos la daban por enterrada en el mundo de la gimnasia. Gracias a la ilusión y las ganas que pusieron desde su club,Los Cantos de Alcorcón, Roxana ha ido poco a poco tras realizar una gran preparación física, haciendo cada vez más cosas hasta meterse en el equipo mundialista. No está al nivel de la mejor Roxana, pero teniendo en cuenta que solo lleva algunos meses entrenando al máximo nivel, lo suyo merece un gran reconocimiento. En asimétricas está cerca de su mejor versión, mientras que en salto y barra todavía le falta ir metiendo más dificultad, pues en salto realiza un “Yurchenko” con pirueta, salto que en año anteriores competía con un giro más, mientras que en barra todavía puede dar más de sí, a pesar de que ha recuperado su dificultad en tiempo récord. En suelo trae de vuelta el doble en plancha y la serie de tempos a doble mortal encogido con pirueta.

Cintia Rodríguez es la tercera española con más potencial del equipo, y la suya, al igual que la historia de Roxana es una historia de superación, pues tras superar muchas lesiones está de nuevo en un equipo mundialista, y lo que es mejor, en su mejor momento deportivo. Cintia es una gimnasta con unas líneas brutales y una parte artística muy valorada por el mundo de la gimnasia. A pesar de que no realice grandes acrobacias, su ejecución es magnífica, sobre todo en barra y suelo. En estos dos aparatos aporta seguridad y consistencia al equipo, mientras que en asimétricas ha subido bastante la dificultad y cada vez se encuentra más cómoda en este aparato.

Marina González ha sido la gran revelación de esta temporada, pues tras conseguir el oro en suelo en la Copa del mundo de Szombathely ha ganado mucho en confianza. En suelo tiene un ejercicio que cada vez compite mejor, y que disfruta al interpretarlo. En el resto de aparatos compite con bastante regularidad, algo que siempre es importante para el equipo.

En cuanto a las “Albas”, son las dos nuevas gimnastas sénior del equipo. Petisco fue la representante española en los Juegos de la Juventud, mientras que Asencio también ha sido una de nuestras mejores júnior. Petisco tiene una barra bastante buena y que si compite bien, es una de las mejores notas del equipo. Tras perder a Helena Bonilla, Laura Bechdeju y Nora Fernández por lesión, Alba Petisco y Alba Asencio han realizado un buen trabajo compitiendo con la selección.

En cuanto a las opciones del equipo, las cosas están complicadas, pues a pesar del gran trabajo del combinado nacional, la clasificación parece muy difícil. Si Roxana Popa estuviese en su mejor forma y con el “Yurchenko” con doble pirueta de vuelta, quizás podría haber más opciones, pero a día de hoy Bélgica, Holanda y Ucrania están mejor que el equipo español. Tendrán que competir de forma limpia y hacer sus ejercicios lo mejor posible y esperar fallos del resto de países para poder meterse en posición de plaza olímpica.

En cuanto al resto de países:

Estados Unidos es sin duda el claro dominador de la categoría femenina, sobre todo con Simone Biles en el equipo, la cual aporta un “plus” a este equipo que el resto de países no es capaz de igualar. Los logros de Biles hablan por sí solos, cuádruple campeona olímpica, es la gimnasta con más títulos mundiales y ha ganado medallas mundiales en todos los aparatos. Es un equipo muy potente en salto y suelo, no solo por la propia Biles, sino porque tienen varias gimnastas con opción de medalla en estos aparatos. Estas gimnastas son Jade Carey, subcampeona mundial en suelo y salto en 2017, y Mykayla Skinner, medallista en salto en 2014 y reserva del equipo olímpico en Río, y que vuelve a la gimnasia tras tres años en la NCAA estadounidense. Skinner vuelve con un objetivo claro, los JJOO de Tokyo, y con su clasificación para el equipo mundialista por encima de gimnastas como Morgan Hurd, oro individual en 2017, o Leanne Wong, campeona nacional júnior el pasado año, ha lanzado un importante aviso. Carey ha mejorado mucho en asimétricas y barra, mientras que Skinner ha recuperado toda su dificultad y está cada vez mejor en barra y suelo. En el equipo destaca la segunda mejor gimnasta individual, Sunisa Lee, subcampeona nacional y la especialista estadounidense en asimétricas, donde tiene un brutal ejercicio. Consiguió hacerse un hueco en el equipo cuando el pasado año, aún en categoría júnior, pocos contaban con ella. En barra es una delicia verla, y también es capaz de conseguir notas importantes en suelo y salto por si el equipo las necesita. La barra es precisamente la razón por la que Kara Eaker se metió en el equipo, una barra con la que espera conseguir la medalla que se le escapó el pasado año. Eaker ha realizado una temporada fantástica, mejorando sus asimétricas y siendo cada vez más regular en suelo, demostrando que también puede hacerlo muy bien en los cuatro aparatos. La última integrante del equipo es Grace Mccallum, la tercera mejor opción individual del equipo, pero que este año ha tenido algunos problemas en asimétricas. Tiene una bonita línea y cuando compite bien es una delicia verla, aunque no es seguro que finalmente vaya a competir, pues el equipo estadounidense va a ganar de todas formas, entonces igual deciden priorizar las posibilidades de medallas individuales, algo en lo que Skinner y Carey le llevan ventaja. La gimnasta reserva en principio debería estar entre estas tres gimnastas. El aparato más débil son las asimétricas, aunque podrían conseguir igualmente la mejor nota global en el aparato, lo que dice mucho de este equipo. El oro está prácticamente ganado a no ser que tengan muchos fallos.

China es el equipo llamado a pelear por la plata, de hecho muchos dicen que si Estados Unidos no llegase a tener el factor “Biles”, las chinas lucharían por el oro. Es el equipo con la mejor barra del campeonato, lideradas por la vigente campeona del mundo, Liu Tingting, acompañada por Tang Xijing, oro en los Juegos de la juventud en 2018, Li Shijia y Chen Yile, todas ellas candidatas a medalla en el aparato. En asimétricas notarán la falta de Fan Yilin, doble oro mundial y que está centrada en la vía de clasificación para gimnastas especialistas, pero son capaces de conseguir muy buenas notas igualmente. En salto es donde más han mejorado este año, con Qi Qi y su “Rudi”, además de contar con dos “Yurchenkos” con doble pirueta, siendo el de Shijia el mejor de ambos. En suelo es donde pierden un poco, aunque el equipo dirigido por el gran Liang Chow, quien entrenó a las campeonas olímpicas estadounidenses, Gabby Douglas y Shawn Johnson, espera contar con una buena nota de Qi Qi, convertida en la especialista en suelo y salto. La ejecución de este equipo es magnífica, y parece que Chow está haciendo un gran trabajo a nivel de confianza y regularidad. Si lo hacen bien deberían conseguir la plata.

La Rusia de Mustafina consiguió el pasado año sobreponerse a China y repetir la plata que ya consiguiera en Río 2016. Este año Mustafina es baja para estos mundiales, y Rusia tendrá que estar bien si quiere conseguir una medalla. En vistas a Tokyo las cosas pintan mucho mejor para la gimnasia rusa, pues se espera a una Mustafina ya recuperada, y a las dos campeonas mundiales júnior, Vladislava Urazova y Elena Gerasimova, a un gran nivel. Este año sin embargo están más flojas, aunque siguen siendo candidatas a podio. La líder del equipo es Angelina Melnikova, quinta en la individual del pasado año y campeona este año de los Juegos Europeos. Aporta la mejor nota en suelo y en asimétricas y salto es capaz de conseguir buenas notas. En salto y suelo la especialista es Lilia Akhaimova, que ha pasado de ser la reserva en Río 2016 a ser una pieza clave en el equipo, con su “Rudi” en salto y su gran dificultad en suelo. María Paseka es la principal opción de medalla individual, pues en salto compite dos de los saltos más difíciles del código, aunque su presencia hasta hace poco no era fija, pues compitió bastante mal en la reciente Copa Rusa. No obstante parece recuperada y lista para volver a ayudar a Rusia en ese aparato. En suelo y salto también ayuda Aleksandra Shchekoldina, sobre todo en el primero de estos aparatos, aunque es algo irregular. Las asimétricas fueron siempre el punto fuerte de Rusia, y en estos mundiales  dos son las especialistas, la campeona del mundo en 2015 Daria Spiridonova, y la revelación este año, Nastia Agafonova. De una de estas dos saldrá la reserva del equipo. Es un equipo con aparatos muy fuertes  como en salto, pero que tiene un problema importante, la barra. En barra no tienen ningún ejercicio que sea capaz de conseguir una notaza, y además son muy irregulares, una irregularidad que ya vimos en Glasgow 2015, donde las caídas las dejaron sin medalla por equipos. Si compiten bien deberían pelear por el bronce.

Canadá ya estuvo cerca de dar el “sorpasso” el pasado año cuando se quedaron cerca del podio, y este año presentan un equipo similar al de 2018, y de nuevo llegan en muy buena forma. Liderados por Ellie Black, la gimnasia canadiense ha dado el empujón definitivo durante este ciclo, consiguiendo tres medallas individuales en los dos últimos mundiales, además de numerosas plazas de finalista. Ellie es su principal gimnasta completa, y aporta una regularidad brutal al equipo, además de conseguir una de las mejores notas en salto y suelo, además de ayudar en barra, donde es finalista mundial, y asimétricas. Ana Padurariu es la principal gimnasta en barra, donde es la vigente subcampeona mundial, y asimétricas, donde con un brillante ejercicio que combina elementos de “Stalder” interior, consigue la mejor nota del equipo. Shallon Olsen aporta la experiencia además de un potente salto y un suelo bastante bueno, mientras que Brooklyn Moors aporta la parte artística, un ejercicio de suelo que puede valer una medalla, y una barra bastante buena. Es un equipo que está muy bien preparado y que puede hacerlo muy bien como ya han demostrado. Podrían conseguir el bronce si tienen una buena competición.

Quien le iba a decir a Francia hace unos años que su equipo iba a estar entre las seis mejores selecciones del mundo. Este sueño se ha conseguido gracias a un gran trabajo por parte de un grupo de gimnastas con mucho talento. A pesar de la pérdida de la que fuera campeona europea en salto, Coline Devillard, por lesión, Francia sigue teniendo muchas opciones, pues Aline Friess también tiene un “Rudi”, y Melanie de Jesus es capaz de conseguir muy buena nota. En asimétricas tienen una rotación brutal, con de Jesus, Lorette Charpy y Claire Pontlevoy, una nueva gimnasta que tiene un ejercicio de final mundial. En estos dos aparatos son bastante regulares. Donde no son tan regulares es en barra, donde se espera que la cuarta en Río, Marine Boyer, pueda conseguir una buena nota además de aportar seguridad y experiencia, que unida a un buen ejercicio de Melanie y Lorette, podrían culminar en una rotación bastante buena. En suelo tienen su peor aparato, pues salvo Melanie de Jesus, ninguna gimnasta es capaz de conseguir una gran nota, aunque Marine Boyer tiene un ejercicio bastante bueno. Si consiguen realizar una buena competición están a un nivel similar que Canadá, Rusia y Gran Bretaña.

Gran Bretaña pasó de ser una potencial medallista a nivel mundial durante el pasado ciclo, a verse fuera de la final en Doha 2018. No obstante, el equipo recuperó a varias gimnastas y las que no estaban en su mejor momento han llegado a Stuttgart en buena forma. Por ello, Gran Bretaña tiene muchas posibilidades de volver a estar entre las seis primeras selecciones. Ellie Downie es su principal gimnasta completa, con un salto estupendo y con un suelo y unas asimétricas en donde ya ha recuperado toda su dificultad. Son precisamente las asimétricas donde las británicas tienen su mejor aparato, pues lideradas por la doble campeona europea durante el pasado ciclo y hermana de Ellie, Becky Downie, las británicas tienen ejercicios originales y con mucha dificultad. También destaca en este aparato Georgia Mae-Fenton, con un ejercicio lleno de conexiones brutales. Alice Kinsella es otra de las piezas clave del equipo gracias principalmente a su barra, aparato en el que consiguió el oro europeo este año, aunque en el resto de aparatos es capaz de conseguir buenas notas, sobre todo en suelo, que es donde el equipo notará bastante la falta de Amy Tinkler o Claudia Fragapane. Taeja James es otra de las gimnastas que puede aportar mucho en suelo, mientras que la reserva probablemente sea Kelly Simm. Tienen el mismo problema de Rusia, la barra, pues son extremadamente irregulares, aunque si Kinsella y Becky Downie hacen dos buenos ejercicios tienen muchas opciones de estar peleando con Canadá, Francia, Rusia e Italia.

Mucho ojo con la gimnasia italiana, pues la generación del 2003 está tirando mucho y en Sttutgart buscan explotar definitivamente tras su exitoso paso por la categoría sénior. Entrenadas por el también entrenador de la gran Vanessa Ferrari, Enrico Cassella, el conjunto italiano está liderado por la campeona individual en los Juegos de la Juventud, Giorgia Villa. Es un equipo muy potente en salto y asimétricas, donde son capaces de conseguir grandes notas y además suelen competir muy bien. En barra y suelo pierden un poco, siendo clave la aportanción de Villa y su rondada a mortal encogido con giro, o la consistencia de Elisa Iorio. Las gemelas D’Amato son una pieza clave en el equipo, pues no solo aportan en salto y asimétricas (principalmente Alice en el segundo de estos aparatos), sino que en barra si compiten bien pueden conseguir una nota decente, mientras que Asia aporta el mejor ejercicio en suelo. En suelo el mejor ejercicio lo debería poner Dessire Cariofliglio, quien sus saltos adelante y su épica coreografía da importantes décimas al conjunto “azzurro”. Llegan bien preparadas y de cara a Tokyo tienen margen de mejora, pero estarán en la lucha con los países anteriores si lo hacen bien.

Al margen de estos equipos, son varias las selecciones con un nivel similar a los anteriores, pero que a priori deberían estar algo más atrás, como son la selección local, Alemania, o la escuela japonesa. Las alemanas traen un equipo con bastante experiencia que bien podría clasificarse para la final, contando con la gran aportación de las veteranas Sophie Schedder y Elisabeth Seitz, medallista olímpica y mundial en asimétricas, respectivamente. La final parece un objetivo muy asequible para ellas, pues con la veteranía de gimnastas como Bui, y la aportación en salto y barra de gimnastas con menos experiencia como Emilie Petz y Sarah Voss, el equipo lo puede hacer muy bien a pesar de perder algo de distancia en suelo. En cuanto a las japonesas, no cuentan con su líder, Mai Murakami, quien no ha sido seleccionada por incumplir los estrictos y desproporcionados criterios de su país, quienes en vista de su ausencia por molestias físicas en uno de los selectivos, decidieron no convocarla a pesar de ser la mejor gimnasta del país. A pesar de todo Japón no debería tener ningún problema en conseguir la clasificación olímpica, pues cuentan con gimnastas de mucho nivel y experiencia como Asuka Teramoto, Aiko Sugihara, o la revelación esta temporada, Hitomi Hatakeda. Tienen un buen salto y son capaces de conseguir buenas notas en barra, aunque notarán la falta de Murakami tanto en estos aparatos como en suelo principalmente.

Después tenemos a los equipos que pelearán por las dos plazas olímpicas restantes o que parecen más en el aire. En la lucha por estas dos plazas han tomado la delantera la Holanda de la campeona olímpica, Sanne Wevers, y la Bélgica de la campeona mundial en asimétricas, Nina Derwael. Las holandesas son un equipo que encarna a la perfección la elegancia y la parte artística de la gimnasia, y con una gimnasia original y con muy buena ejecución, buscan meterse otra vez como equipo. Para ello cuentan con Eythora Thorsdottir como principal gimnasta completa, aunque la irrupción de Naomi Visser ha ayudado mucho a la consistencia y la mejoría del equipo. Las Wevers, Lieke y Sanne son muy importantes en barra y asimétricas, consiguiendo muy buenas notas, sobre todo la segunda de ellas, oro olímpico en barra. No siempre son regulares, pero de tener una buena competición deberían estar dentro de Tokyo. En cuanto a Bélgica, ésta quizá sea la plaza más inestable, pues Ucrania viene pegando muy fuerte. No obstante, las belgas suelen competir muy bien, y Nina Derwael es capaz de conseguir notas espectaculares en asimétricas y barra que pueden marcar la diferencia. Tienen ejercicios originales que a menudo son premiados por su parte artística y buena ejecución al igual que las holandesas. En suelo y salto pierden un poco, pero de competir bien probablemente estarían en Tokyo.

Ucrania es la selección que está más en la pomada con Bélgica y Holanda por esas últimas plazas. Llevan cuajando una temporada muy buena, notándose mucho la llegada de Anastasia Bachynska a la categoría sénior. Gracias a ésta y a Varinska son capaces de conseguir notas importantes en los cuatro aparatos, con Bachynska liderando la barra y Varinska las asimétricas. En salto tienen la ventaja sobre Bélgica de que realizan saltos un poco más difíciles. En suelo Angelina Radivilova será clave, pues junto a estas dos tiene potencial para conseguir buenas notas. El problema de las ucranianas es la irregularidad, pues calidad tienen de sobra, pero no siempre compiten bien. Compiten en la siempre perjudicada por los jueces, primera subdivisión, pero una buena competición del ex país soviético podría poner las cosas interesantes a Bélgica y Holanda.

Australia también es una selección que podría tener un buen papel, sobre todo gracias al buen estado de forma de Georgia Godwin y Georgia-Rose Brown, aunque a priori deberían quedar por detrás de los equipos anteriores. Corea del sur con Yeo Seo-jeong, y Hungría con sus “Yurchenkos” con doble pirueta y las buenas asimétricas de Zsofía Kovacs, podrían estar en la pelea, aunque las cosas las tendrán difíciles. Junto a estos países está nuestra selección, que deberá competir bien y esperar a ver qué hace el resto de equipos, y la Rumanía de Denisa Golgota, tremendamente perjudicada por la ausencia de plazas olímpicas el próximo año, pues tiene varias gimnastas que pasan a categoría absoluta la próxima temporada, y Larisa Iordache está en periodo de recuperación. Atención también a México, con opciones de realizar un buen mundial con la saltadora Alexa Moreno, la joven Frida Esparza o la veterana Elsa García.

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.