Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Home » Gimnasia artística

Previa del Mundial de Artística femenina de Sttutgart: Aparatos

Enviado por en 4 octubre, 2019 – 8:23Sin comentarios

Álex. F. Fernández. Del 4 al 13 del presente mes de octubre se va a celebrar, en la ciudad germana de Sttutgart, la 49ª edicion del Mundial de Gimnasia Artística, Mundial de importancia máxima cara a unos Juegos Olímpicos 2020 que ya están a la vuelta de la esquina. Analizamos en este primer artículo las candidatas a estar en lo más alto del pódium mundialista en los diferentes aparatos:

STUTTGART 2019: ASIMÉTRICAS

Aparato en el que ha habido una gran evolución durante los últimos años, las asimétricas son sin duda uno de los aparatos estrella de estos mundiales. Cada vez son más las gimnastas que inspiradas por  revolucionadoras de las conexiones de elementos como fueron Beth Tweddle o He Kexin, realizan ejercicios llenos de conexiones sin apenas parada entre elemento y otro.

Nina Derwael (Bélgica): doble campeona europea y vigente campeona mundial, la belga llega a esta competición con el principal objetivo de clasificar al equipo. No la hemos visto competir mucho este año, pero es una gimnasta muy regular y que tiene un ejercicio muy mecanizado. Esta temporada, y con vistas a Tokyo ha decidido incluir un “Downie” (“Tkachev” en carpa desde “Stalder”) al principio de su ejercicio para así ganar dos décimas, teniendo un ejercicio de 6,7 de dificultad, la mayor de todas las competidas este ciclo. Ha tenido algún problemilla a la hora de completar el ejercicio por temas de aguante hacia la parte final, pero poco a poco irá adaptándose a él. Tiene un ejercicio brutal, ejecutando después un “Nabieva” (“Tkachev” en plancha desde apoyo de plantas), un Derwael-Fenton (“Tkachev” con medio giro desde “Stalder”) a un “Ezhova” directo a un “Chow” (“Shaposhnikova” desde “Stalder”), enlazado con un “Pak” que conecta con un “Van Leewen” (“Shaposhnikova” desde apoyo de plantas con medio giro). Las verticales son bastante buenas y el ejercicio en sí es una maravilla, imposible despegar los ojos de ella. El único sitio donde pierde algunas décimas es en la posición de los pies y los empeines a lo largo del ejercicio. Si compite bien no debería tener problemas para hacerse con el oro.

Becky Downie (Gran Bretaña): doble campeona europea en este aparato, Downie reapareció el pasado año en Doha tras una temporada complicada por los problemas físicos. En Doha falló en la final, pero todo indica que llega a Stuttgart en buena forma. Plata este año en los Juegos Europeos, Downie tiene un ejercicio lleno de conexiones al igual que Derwael. Incluye un “Stalder” con giro a un “Maloney” (“Shaposhnikova” desde apoyo de plantas) a un “Hindorff” (“Tkachev” desde vuelta libre”), un “Downie” (Tkachev en carpa desde Stalder), un “Tweddle” (“Tkachev” desde apoyo de plantas con medio giro) a un “Ezhova”, o un “Van Leewen”. Su ejercicio presenta diferentes variantes y dependiendo de su aguante y de cómo valore ésta sus opciones competirá una u otra. Tiene un ejercicio espectacular que esta temporada trató de acortar en vista de las dificultades de falta de fuerza que tenía la temporada pasada. Sus principales problemas llegan a la hora de agarrar algunas elementos de vuelo, pues a veces los agarra con los brazos doblados en vez de extendidos. Si lo hace bien podría tener opciones de medalla, aunque dependería de la dificultad que compita.

Daria Spiridonova (Rusia): campeona del mundo en 2015 así como múltiple campeona europea, Daria está volviendo a ese gran nivel que la llevó a no bajarse del podio durante buena parte del anterior ciclo olímpico. Lastrada por las lesiones, Daria trae de vuelta sus “Stalder” interior y un ejercicio cada vez más pulido. Su composición es la misma que en 2016, un “Stalder” interior con giro a un “Komova” (“Shaposhnikova” desde “Stalder” interior”) seguido de un “Pak” que liga a un “Van Leewen”, un “Stalder” interior con medio giro a un “Jaeger” en carpa, y la combinación de vuelta carpada con giro a “Tsukahara” (doble mortal encogido con pirueta) de salida. Oro este año en la Copa Rusa, Spiridonova tendrá que pulir las verticales si quiere tener opciones, pues este aspecto es donde el ejercicio flojea más. Si vuelve a su mejor versión podría estar en la pomada.

Melanie de Jesus dos Santos (Francia): la mejor gimnasta francesa de la última década, de Jesus es una gimnasta que tiene una facilidad increíble para realizar gimnasia. Se veía de lejos que el ejercicio del año previo se le quedaba corto, así que este año ha introducido más dificultad. Oro en los recientes Internacionales de París, su ejercicio tiene un “Galante” (“Tkachev” desde “Stalder” interior) a “Pak”, un “Maloney” a un “Bhardwaj” (“Pak” con giro), un “Van Leewen” o un “Stalder” interior con medio giro a un molino invertido con giro en presa dorsal, y el doble en plancha con pirueta de salida.

Sunisa Lee (Estados Unidos): la gran sorpresa de la temporada en el equipo norteamericano, la nueva gimnasta sénior de Minnesota dio en el campeonato estadounidense toda una lección sobre cómo nunca puedes vender la piel del oso antes de cazarlo. Con una gimnasia fuerte en los cuatro aparatos, Sunisa siempre ha destacado por sus asimétricas, donde presenta una increíble combinación de “Nabieva” a “Pak”, enlazado con un “Maloney” a un “Bhardwaj”, o un “Chow” a un “Geinger”. En la parte final pierde algunas décimas de ejecución al llegar tarde a la vertical en el molino con giro y medio que conecta con el “Jaeger”. El ejercicio es original y espectacular, pero tiene algunos detalles de ejecución como la separación de piernas en el “Nabieva” o la altura del “Tsukahara” de salida que la penalizan un poco con respecto a otras gimnastas como Derwael, aunque de hacerlo bien podría estar rondando el podio.

Elisabeth Seitz (Alemania): vigente bronce mundial, Seitz es toda una veterana, habiendo conseguido entrar en su primera final mundial en 2010. La medalla el pasado año fue el premio a la perseverancia, pues Seitz siempre ha sido una de esas gimnastas presentes en la mayoría de finales importantes, pero que siempre se quedaba cerca de conseguir una medalla, como le pasó en Río 2016, donde finalizó cuarta. Este año trae el mismo ejercicio que el año pasado aunque con una conexión añadida (el “Pak” a un “Chow” con medio giro). Compite un “Maloney” a un “Ricna” (“Tkachev” desde “Stalder”), un “Jaeger” en carpa, un “Downie” a “Pak” seguido de un “Chow” con medio giro, o la combinación de vuelta carpada con giro a “Tsukahara” de salida. A limpiado mucho su ejecución durante los últimos años, aunque sigue habiendo algunos agarres con los brazos flexionados o algunos empeines sucios. A pesar de todo es un ejercicio muy dinámico y original que puede tener muchas opciones gracias al alto grado de dificultad que presenta. Si lo hace bien podría estar en la pomada por las medallas, aunque el nivel es altísimo.

Otras gimnastas a tener en cuenta son Simone Biles, vigente plata mundial, Angelina Melnikova, campeona de los Juegos Europeos, las italianas con sus ejercicios llenos de conexiones, vigente subcampeona mundial, o Liu Tingting, quien tras la ausencia de Fan Yilin, a priori centrada en la Copa del mundo, es la principal baza china. También destacan Diana Varinska, la mejor ucraniana en este aparato o Georgia-Mae Fenton.

OPCIONES ESPAÑA:

Respecto a las opciones del equipo español, las cosas están bastante difícil, pues a pesar de que las asimétricas son un aparato que se les da bastante bien a las nuestras, ninguna de nuestras gimnastas tiene la dificultad para competir por una final mundial. De estar Roxana Popa en su mejor forma, con un ejercicio tan pulido como el que competía en 2016, quizá habría alguna opción, pero con su actual ejercicio y el cartel que hay, las cosas están casi imposibles.

STUTTGART 2019: SUELO

Si en salto la impresionante Simone Biles dominaba con puño de hierro, en suelo no hay quien le tosa, siendo sus compañeras de equipo las únicas capaces de conseguir notas que se queden a algunas décimas de ella…

Simone Biles (Estados Unidos): Su ejercicio mejora con cada año que pasa. Este año ha introducido el elemento más difícil de la gimnasia femenina (y competido por muy pocos en categoría masculina), un doble mortal con triple pirueta, que llevará su nombre si lo compite bien. Además también compite un mortal en plancha con pirueta que continúa con un doble mortal encogido con pirueta (diagonal para cumplir el requisito del salto adelante), el elemento que lleva su nombre (doble en plancha con medio giro en el segundo mortal) y que ya ha competido este año conectado a un mortal en plancha, cerrando con un doble mortal encogido con doble pirueta de salida. La coreografía de su ejercicio es un poco peor que la de Río, donde su ejercicio estaba un poco mejor adaptado a ella, pero la parte de danza tiene una amplitud excelente y la acrobática no se puede hacer mejor. Si lo hace medianamente bien y no tiene muchas salidas del tapiz al tener tanta potencia, el oro es suyo

Jade Carey/Mykayla Skinner (EEUU): ambas gimnastas con un estilo parecido, potente y con grandes acrobacias, tienen una gimnasia con los mismos puntos fuertes, suelo y salto. Todavía no se sabe quién será la reserva del equipo estadounidense, pero en el caso de que ambas compitan se jugarán ser la segunda especialista del equipo. Jade tiene un ejercicio que con un “Moors” (doble en plancha con doble pirueta), un doble en plancha con pirueta, un doble mortal encogido con doble pirueta y un mortal en combinación con un doble mortal encogido con pirueta. Skinner presenta diagonales parecidas aunque en distinto orden, aunque en vez del doble en plancha con pirueta realiza una triple pirueta. La parte artística de Carey es nula, no expresa nada y se limita a realizar movimientos que no interpretan bien su música, algo que los jueces deberían penalizar más. Mykayla no tiene el ejercicio más artístico pero por lo menos se la ve algo más “viva”, disfrutando de él y con una determinación y una garra que hacen que disfrutes un poco más del ejercicio. Acrobáticamente Jade es algo más limpia, aunque a veces controla algo peor las diagonales. Cualquiera de las dos puede estar en la final, y una vez allí ambas son candidatas a la plata, algo que sería todo un logro para Skinner después de apenas unos meses entrenando en categoría élite, pues venía de la NCAA estadounidense, que no tiene nada que ver con todos los requisitos y elementos que es necesario realizar en la gimnasia internacional.

Melanie dos Santos de Jesús (Francia): la mejor gimnasta francesa atesora ya nada menos que dos títulos europeos, y este año. El año pasado ya fue finalista mundial, y este año ha limpiado incluso más su ejecución. Presenta un doble en plancha con pirueta (aunque también ha competido un doble en plancha con pirueta), un doble mortal encogido con pirueta, un mortal en plancha en combinación con un doble mortal encogido o un doble en carpa de salida. La parte de danza está muy bien, con saltos con mucha amplitud y una coreografía bastante bien adaptada a ella. Si aterriza bien sus diagonales podría estar peleando por la plata y el bronce (lo más seguro).

Angelina Melnikova (Rusia): campeona europea en 2017 y cuarta en el pasado mundial, Melnikova es una de las principales candidatas a podio del equipo ruso. Este año ha tenido algunos problemas con su ejercicio a nivel de aguante y falta de fuerzas. Coreografiado por la antigua campeona del mundo, Ksenia Afanasyeva, la parte de danza es muy fuerte, con giros en combinación que están muy bien o saltos bastante buenos (salvo la zancada con cambio anillo con medio giro). Acrobáticamente tiene un doble en plancha con pirueta, un doble en plancha, una mortal encogido en combinación con un doble mortal agrupado (aunque recientemente ha bajado una décima su dificultad realizando una doble pirueta) y un doble en carpa. Las estadounidenses están muy fuerte, y a pesar de que hay bastante igualdad por el bronce, Melnikova estará en la pelea si lo hace bien.

Lilia Akhaimova (Rusia): finalista el año pasado, Lilia ha empezado a entrar en los equipos principales de la escuadra rusa por su salto y su suelo principalmente. A pesar de que no tiene una parte de danza tan buena como la de Melnikova, tiene un ejercicio con mucha dificultad y con música épica, que es la que mejor le va a su estilo potente de gimnasia. Realiza un doble en plancha con pirueta, un medio giro doble mortal adelante, un doble en plancha y un doble mortal encogido con pirueta de salida. A sus saltos le falta amplitud y en algún giro a veces baja la pierna antes de completarlo. Tiene mucha dificultad pero necesita mejorar la ejecución para estar en el podio.

Brooklyn Moors (Canadá): entrenada por la campeona olímpica con la Unión Soviética, Elvira Saadi, Brooklyn lleva en los genes el ser una gran gimnasta en suelo, pues su hermana Victoria, olímpica en Londres ya tenía un gran ejercicio, de hecho el “Moors” fue un elemento debutado por ella en una gran competición. Brooklyn tiene una parte artística muy cuidada e interpretando la “Vie en rose” junto a su espectacular “Podkopayeva” (paloma doble mortal encogido con medio giro) o su paloma mortal con doble pirueta seguido de mortal con pirueta adelante, es una delicia verla. En las finales algún fallito le impidieron estar más arriba, pero ya demostró en la final de los Juegos Panamericanos donde se llevó el oro, que cuando le salen las cosas bien puede estar en el podio. Si lo hace bien podría estar ahí.

Otras gimnastas a tener en cuenta son Flavia Saraiva, que puede dar un susto a más de una si lo hace bien, la china Qi Qi, la rumana Denisa Golgota, mejor opción de Rumanía a estas alturas, Ellie Downie, medallista europea y finalista mundial, o Eythora Thorsdottir, con su espectacular parte artística.

OPCIONES ESPAÑA

Anita Pérez ha mejorado su ejercicio al meter un “Silivas” como primera diagonal y añadir un doble giro en posición cosaco durante la parte de danza. Roxana Popa ha traído de vuelta el doble en plancha y la combinación de tempos a doble mortal encogido con pirueta, además de un brutal giro “Mustafina” en la parte de danza. Son ejercicios bastante completos, aunque es difícil que se lleguen a meter en la final

STUTTGART 2019: BARRA FEMENINA

Aparato conocido por la inestabilidad y las caídas durante las finales, la barra se ha convertido durante los últimos años en el aparato más impredecible, merced en parte a un código que demanda dificultad y conexiones rápidas entre elementos.

-Liu Tingting (China): es la vigente campeona mundial, aunque un buen ejercicio en las clasificatorias no le garantiza precisamente un puesto en la final, pues prácticamente todas las gimnastas chinas son candidatas al podio. Liu tiene un ejercicio precioso lleno de conexiones como la paloma con manos a una pierna directa a un mortal encogido adelante. Es un ejercicio fluido y muy elegante, con saltos con una amplitud espectacular y que este año ha competido bastante bien. Cuando lo hace bien da gusto verla. Podría revalidar el título de hacer un buen ejercicio, aunque lo tendrá que pelear con sus compatriotas
-Li Shijia (China): junto a Tang Xijing y Chen Yile va a ser la principal competidora de Liu. Este año consiguió el oro con un ejercicio brutal. También presenta la serie acrobática que hace Liu además de un original zancada con cambio a salto anillo directo a un flic-flac. Este año consiguió el oro en una competición internacional en China con un gran ejercicio, y en los últimos test internos ha realizado un gran papel, por lo que parece que llega en buena forma. Es una rival muy fuerte que puede pelear con Liu por el oro.
-Simone Biles (EEUU): doble campeona mundial y bronce olímpico, Simone es una de las gimnastas más laureadas en este aparato, un aparato en el que nunca se ha llegado a encontrar tan cómoda como las chinas o Sanne Wevers. Este año ha introducido un nuevo elemento, el más difícil de los existentes en barra, un doble mortal con doble pirueta de salida, elemento que la mayoría de gimnastas no son capaces de realizar siquiera en suelo. La parte artística es algo peor que la de otras gimnastas, en el sentido de que parece un ejercicio más mecánico y con menos ritmo. También presenta un mortal adelante con medio giro. Es una gimnasta a tener en cuenta.
-Kara Eaker (EEUU): el año pasado fue Biles y no ella quien consiguió la medalla en barra para su país, aunque Eaker es sin duda la mejor gimnasta estadounidense en este aparato. La gimnasta entrenada por los legendarios Al Fong y Armine Barutyan tiene el ejercicio más difícil de todos. Es un ejercicio lleno de conexiones desde el principio, con la  conexión de zancada con cambio a otro salto, pasando por la rueda sin manos a dos planchas, hasta el final con la serie de salida. Hasta el año pasado perdía bastantes décimas de ejecución en los saltos en posición anillo, al faltarle amplitud, pero este aspecto lo ha mejorado un poco (sin llegar a estar solventado por completo). Si quiere competir con las chinas, las cuáles están mejor en ejecución, tendrá que realizar un ejercicio sin titubeos y con buenos saltos.

-Sanne Wevers (Holanda): la sorpresa el ciclo pasado al conseguir una plata mundial y el título olímpico, Sanne llega a este mundial tras problemas en su 2017, donde no consiguió realizar un buen papel, y un 2018 donde a pesar de conseguir el título europeo, no consiguió hacer un buen papel en la final mundialista. Tiene un ejercicio diferente en el que realiza conexiones como el “flic-flac” de entrada a la barra seguido de un salto del lobo con giro, o la serie de ruedas sin manos a salto cuerpo extendido con giro, además de sus ya habituales giros, el “Wevers” (doble giro con la pierna extendida) o el “Okino” (triple giro). Las conexiones las está realizando algo más lentas que en Río, por lo que habrá que ver si le otorgan todas las décimas de enlaces. Si hace su ejercicio como ella sabe puede que esté cerca del podio, aunque este año a priori hay gimnastas con mejores ejercicios.

-Ana Padurariu (Canadá): plata el pasado año, la que fuera hace años la gran promesa de la gimnasia canadiense se consagró el año pasado al ser medallista en su primer mundial absoluto. Con una técnica y una parte artística excelente, Ana tiene un ejercicio con una rueda sin manos a dos planchas, una zancada con cambio anillo o una paloma sin manos a un salto “split” seguido de un “flic-flac”. Hay zonas en las que todavía puede mejorar la ejecución, pero el ejercicio en sí tiene mucho ritmo y es bastante elegante, y ya demostró el pasado año imponiéndose a gimnastas aparentemente mejores, que lo que importa en las finales es la regularidad y el competir bien bajo presión. Si lo hace bien estará en la final, y ahí puede pasar de todo.

Otras gimnastas con buenos ejercicios son Flavia Saraiva, finalista olímpico y mundial, Marine Boyer, medallista europea y cuarta en Río 2016, Denisa Golgota, Nina Derwael, oro en los Juegos Europeos, Ting Hua-Tien o Anastasia Bachynska.

OPCIONES DEL EQUIPO ESPAÑOL:

Tanto Ana como Roxana y Cintia tienen ejercicios que pueden conseguir notas similares, pero hay gimnastas con bastante más dificultad, por lo que la final parece inaccesible.

STUTTGART 2019: SALTO FEMENINO

Puede que le costase ganar su primer título mundial, de hecho conseguiría primero el título olímpico, mientras que el mundial no lo conseguiría hasta el año pasado. Hizo falta que subiera la dificultad de su segundo salto para catapultarla hacia el primer puesto del podio, un primer puesto del que es difícil desplazar ya a la gran Simone Biles…

Simone Biles (Estados Unidos): catalogada por muchos como la mejor saltadora de la historia si se tiene en cuenta la relación dificultad/ejecución, Simone es inalcanzable en este aparato. La altura de sus saltos es impresionante, y el control que tiene sobre ellos es de otro mundo. Además, todo esto lo realiza con una ejecución excelente. Es capaz de realizar saltos muy difíciles, de hecho, el que debutó el pasado año en Doha y que lleva su nombre es el salto con más dificultad, junto al “Produnova” (paloma doble mortal encogido adelante), de todo el código. No necesita el “Biles” (rondada medio giro antes de entrar al caballo, mortal cuerpo extendido con dos giros) para ganar. Con su habitual “Amanar” (“Yurchenko” con doble pirueta y media) de la historia, con una potencia y control en el aterrizaje espectacular y su “Cheng” (medio giro menos que el “Biles”) es suficiente. El oro es suyo seguro.

Yeo Seo-jeong (Corea del sur): finalista el pasado año, Yeo ha sido la revelación de esta temporada en salto, pues introdujo un nuevo elemento en el código que llevará su nombre si lo realiza bien en estos mundiales. Este elemento es una impresionante paloma mortal cuerpo extendido con doble pirueta, que aunque recepciona algo bajo, tiene bastante control sobre un salto tan difícil. Su segundo salto es un “Yurchenko” con doble pirueta muy bueno, que unido a la gran dificultad del primer salto, podrían catapultar a la coreana hacia la plata mundial.

María Paseka (Rusia): puede que de no ser por Biles sus méritos fuesen tenidos en cuenta por mucha más gente, pues la gimnasta rusa ostenta la friolera de dos títulos mundiales, dos europeos y dos medallas olímpicos. Todo eso tras sufrir numerosas lesiones de espalda y varias operaciones. Paseka no tiene la ejecución de Biles, pero con los años ha ido mejorando sus saltos y teniendo más control sobre ellos, sobre todo en el “Amanar”, que ha llegado a aterrizar clavándolo. Su principal problema son las piernas separadas justo en la salida tras el empuje sobre el caballo y las piernas cruzadas durante el vuelo. Su otro salto es un “Cheng”, aunque tiene peor ejecución. Si saca su mejor versión podría volver al podio.

Jade Carey/Mykayla Skinner (Estados Unidos): cuando falta poco para que comiencen estos mundiales, poco se sabe acerca de quién será la reserva del equipo estadounidense. Tanto Jade como la reserva del equipo olímpico, Mykayla Skinner, son gimnastas con las mismas opciones en los mismos aparatos, suelo y salto. Ambas compiten el “Cheng” y el “Amanar”, y las notas que optienen son similares. Jade fue plata mundial en 2017 y Mykayla bronce en 2014, así que en cualquier circunstancia, Estados Unidos va a tener dos gimnastas en la lucha por las medallas. Mykayla ha ido mejorando mucho la ejecución conforme se han ido acercando los mundiales, mientras que Jade cada vez aterriza sus saltos con más control. Si lo hacen bien cualquiera de las dos peleará con Paseka por la plata.

Oksana Chusovitina (Uzbekistán): poco se habla de la gimnasta más longeva de la historia, pues camino de sus octavos JJOO, Oksana es todo un ejemplo para las gimnastas más jóvenes. Subcampeona olímpica en 2008 y campeona mundial en el aparato, Oksana llega a Stuttgart como si los años no hubiesen pasado para ella, de hecho llega en una gran forma. Sigue siendo una candidata a las medallas, y realiza un “Tsukahara” con doble pirueta y un “Rudi” (paloma mortal cuerpo extendido con pirueta y media), aunque puede le quite medio giro al “Tsukahara” para tratar de asegurar. Su “Rudi” es muy bueno, y si limpia un poco los aterrizajes puede estar en la pelea.

Shallon Olsen (Canadá): defensora de la plata mundial, Shallon regresa a unos mundiales tras haber comenzado su carrera universitaria en la NCAA estadounidense, donde el sistema de puntuación es diferente, mantieniendo el sistema del 10, y las gimnastas no tienen que realizar una gran dificultad para conseguir la máxima puntuación. Es una gimnasta que destaca principalmente por este aparato, aunque no tiene un mal suelo. Fue finalista en Río 2016, y al igual que Skinner, ha vuelto en tiempo récord a una gran forma para tratar de hacer cosas importantes en competiciones internacionales. En su repertorio tiene el “Cheng” que ha vuelto a competir, o el “Yurchenko” con doble pirueta que compite de manera fantástica. El “Cheng” no es el mejor de todos, pues aún tiene que mejorar en altura y posición del cuerpo, aunque es capaz de conseguir una buena nota igual. En el pasado ha realizado el “Amanar”, aunque no se sabe que saltos realizará en Stuttgart. El pasado año las medallas estaban más accesibles, aunque si está bien podría estar cerca de ellas.

Otras gimnastas que podrían hacerlo muy bien serían Alexa Moreno, bronce mundial el pasado año, Giulia Steingruber, bronce olímpico, de vuelta tras una lesión, Marina Nekrasova, oro en los Juegos Europeos, Qi Qi, principal gimnasta china en el aparato. También son importantes Lilia Akhaimova, especialista rusa en suelo y salto, o Ellie Downie, finalista mundial y medallista europea. Ya algo más lejos tenemos a  Teja Belak, Tjasa Kysselef o Denisa Golgota.

 

 

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.