Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Miércoles, 19 de Junio de 2019

Home » Gimnasia artística, Portada

Polonia, primera parada de un año decisivo para la gimnasia artística

Enviado por en 9 abril, 2019 – 15:18Sin comentarios

 ·Tras el Mundial de Doha y a poco más de un año para los JJOO de Tokyo 2020, la artística europea busca su sitio en el Campeonato de Europa de Szczecin

Álex Francisco Fernández

Si hace unos meses veíamos competir a nuestros dos equipos de gimnasia artística en el mundial de Doha, ahora los veremos competir en el europeo de Szczecin (Polonia). Se trata de la primera gran competición de un año en el que nuestros equipos se juegan la clasificación olímpica, porque recordemos que a diferencia de otros ciclos olímpicos, no se repartirán plazas en el preolímpico. La última vez que se usó este formato fue en el ciclo de Pekín 2008 y curiosamente el mundial clasificatorio sería en Stuttgart (Alemania), como este año.

A Polonia se desplazarán tanto el combinado masculino como el femenino, estando integrado el primero por  Thierno Diallo, Rubén López, Nicolau Mir, Joel Plata, Adriá Vera y Rayderley Zapata, y el segundo por Cintia Rodríguez, Helena Bonilla, Laura Bechdeju y Alba Petisco. Destacan las ausencias de Néstor Abad y Ana Pérez, los mejores gimnastas en la individual del combinado nacional. El primero compite en la Copa del mundo de Tokyo, mientras que la segunda está en proceso de recuperación de una operación en la muñeca derecha.

Los primeros en competir serán los chicos, en una competición que buscará coronar al sucesor de Oleg Verniaiev, quien consiguió el título individual en Cluj-Napoca 2017, porque recordemos, este año no hay competición por equipos, solo individual. Estos son algunos de los candidatos al título en la competición en los seis aparatos:

-Nikita Nagornyy (Rusia): bronce mundial el pasado año, Nagornyy se ha convertido en los últimos años en uno de los baluartes de la gimnasia rusa. Atrás quedó ese gimnasta con un salto y suelo brutales, pero que sin embargo se quedaba fuera de la final individual de los JJOO de Río. Nagornyy es otro, no solo por su regularidad, habiéndose llevado todos los cinco oros en el nacional ruso, sino también por la tremenda mejoría de sus ejercicios. Es un gimnasta con mucha potencia física, y eso lo demuestra con su triple mortal encogido en suelo (“Liukin”), la altura de su “Dragulescu” (paloma doble mortal encogido adelante con medio giro), o las buenas verticales de sus paralelas, además de la salida. Esta temporada llega en muy buena forma, y tras conseguir el bronce mundial el pasado año, Nagornyy llega al europeo con la vista puesta en el oro.

Artur Dalaloyan (Rusia): si Nagornyy tiene puesta la vista en el oro, su compatriota Dalaloyan no va a ser menos. Estamos ante nada menos que el primer campeón mundial en la individual, ruso, en casi veinte años. Artur sería la gran estrella del mundial de Doha, llevándose cuatro medallas individuales, incluyendo el oro en la individual y en suelo, donde pudo con un tal Kenzo Shirai. Sin embargo esta temporada está teniendo sus más y sus menos, compitiendo muy mal en el nacional ruso, quedándose lejos de las medallas en la individual. Aquejado de enfermedad en Penza, donde se celebró el nacional, Artur volvería a lo grande en la Copa del Mundo, donde vimos una versión muy mejorada, consiguiendo el joven gimnasta el oro en dicha competición. Según los coordinadores del equipo ruso Dalaloyan puede hacerlo bien, así que todo parece indicar que llegará en una forma bastante buena, aunque tendrá que estar muy bien si quiere vencer a Nagornyy, quien está en estado de gracia. En condiciones normales Artur debería estar un poco por delante de Nikita, pero visto lo visto, las cosas en cosas estarán más apretadas en esta final.

James Hall (Gran Bretaña): bronce en la última edición, Hall ha pasado de ser el gimnasta reserva del equipo británica hace unos años, hasta convertirse en el primer espada del equipo. Campeón nacional este año, y octavo en el último mundial, Hall ha mejorado a pasos agigantados. Quinto en la American Cup este año, tras una mala competición, Hall tendrá que dar en Szczecin si quiere repetir la medalla de 2017. Es un gimnasta muy limpio, con un caballo con arcos y una barra excelentes. Donde se queda un poco atrás respecto a los rusos es en salto y suelo sobre todo, aunque podría estar ahí si los rusos tienen fallos. Su objetivo debería ser el bronce.

Joe Fraser/Brinn Bevan (Gran Bretaña): Gran Bretaña no solo tendrá a James Hall en liza, sino que a este le acompañará un segundo británico. La cosa estará entre estos dos gimnastas. Fraser formó parte tanto del equipo que ganó la plata europea el pasado año y fue quinto en el mundial, un mundial en el que también estuvo Bevan, decimoctavo en la individual. Además, Bevan sería olímpico en Río y medallista mundial con el equipo en 2015. Ambos realizaron una actuación regular en el campeonato británico, quedándose los dos fuera de las medallas. A priori Brinn es mejor gimnasta, pero todo dependerá del estado de forma en el que lleguen ambos. Cualquiera de los dos puede tener opciones de pelear por estar entre los cinco primeros si lo hacen bien.

Ahmet Onder (Turquía): sin duda una de las revelaciones de este ciclo olímpico, Onder ya sabe lo que es ser finalista mundial, pues lo consiguió en suelo el pasado año, y en las finales individuales de los dos últimos mundiales, con un noveno puesto como mejor resultado. Es junto a Ferhat Arican el principal gimnasta completo de Turquía. Tiene un suelo y unas paralelas muy buenas, y sus opciones dependerán de lo regular que sea, ya que Onder tanto puede realizar una gran competición, como tener varias caídas. Las posibilidades están ahí, y la calidad le sobra. Su objetivo debería ser estar entre los cinco primeros.

El oro y la plata parece que será cosa de Nagornyy y Dalaloyan salvo sorpresa. Sin embargo la pelea por el bronce está más abierta, si bien parece que James Hall es el principal candidato a llevarse el gato al agua. Además de los gimnastas mencionados, otros gimnastas con opciones de estar ahí son Artur Davtyan y Marios Georgiou, cuarto y quinto europeos en la final mundialista de Doha.  También habrá que tener muy en cuenta a Petro Pakhnyuk, bronce en la Copa del mundo de Stuttgart, la pareja suiza de campeones europeos, Oliver Hegi y Pablo Braegger (si finalmente compite en todos los aparatos), Marcel Nguyen, plata olímpica en la individual de Londres 2012, y que a sus 31 años sigue dando guerra, o Andrei Muntean, líder del equipo rumano. ÚLTIMA HORA: Finalmente, Pablo Braegger es baja por lesión.

OPCIONES DEL EQUIPO ESPAÑOL:

El objetivo sería que dos gimnastas entrasen en la final individual. Nicolau Mir lo tiene muy bien para conseguirlo, y es que tras vivir su primera temporada como sénior, Nicolau, en ausencia de Néstor Abad es la principal opción del equipo en la competición en los seis aparatos. Tiene unos ejercicios de suelo, paralelas y salto muy buenos, aunque le falta regularidad y aumentar dificultad en caballo con arcos. Si lo hace bien estará en la final.

La segunda plaza estará a priori entre Joel Plata y Rubén López. Cualquiera de los dos sabe lo que es estar en una gran final, y ambos tienen calidad de sobra para conseguirlo. Todo dependerá de su regularidad y la forma en la que lleguen al campeonato.

¿Quién será la nueva reina europea de la Gimnasia artística?

Tras ver como Doha coronaba a Simone Biles como campeona del mundo, Szczezin busca coronar a la reina europea de la gimnasia. Desde que las gimnastas europeas se quedaran fuera del podio en la pasada edición mundialista, algo que no ocurría desde la edición de Londres 2009, y fueran varias las gimnastas que estaban en pocas décimas, muchas son las incógnitas despertadas sobre quien sería la próxima campeona europea.

Angelina Melnikova (Rusia): ausente Nina Derwael, quien ha decidido renunciar a la competición para centrarse en la preparación del mundial, y compitiendo Melanie dos Santos en solo dos aparatos, Angelina es sin duda la favorita al oro. Melnikova encontró el año pasado algo que se echaba en falta en algunas gimnastas rusas, la regularidad. A punto estuvo de llevarse una medalla en Doha, de hecho, muchos aficionados de la gimnasia opinan que debía de haber estado en el podio por encima de Murakami y Hurd. En el nacional ruso no se la vio del todo cómoda, pero en Szczecin las cosas serán diferentes. Su fuerte son las asimétricas, donde realiza los mejores “Stalder” interiores de la competición, y suelo, donde combina buenos giros y diagonales interesantes junto con una buena parte artística. La barra es donde más le cuesta trabajar, y donde sobre todo, más penalizaciones recibe, en especial por los saltos “anillo”. Si lo hace como en Doha el oro es suyo.

Ellie Downie (Gran Bretaña): la que va a tener la misión de poner contra las cuerdas a Melnikova es la actual campeona de Europa, quien hizo en 2017 historia para su país. Ellie está completamente de vuelta tras un 2018 en el que compitió sin estar al 100%. Este año hemos visto su mejor y peor versión, coronándose campeona británica con una competición espectacular, pero a la semana fallando estrepitosamente en la Copa del mundo de Birmingham. Al igual que Angelina destaca en salto y suelo, aunque con ejercicios diferentes, pues Downie utiliza en asimétricas combinaciones con sueltas, como el “Maloney” (“Shaposhnikova” desde apoyo de plantas) a “Hindorff” (“Tkachev” desde vuelta libre) o el “Tkachev” en carpa al “Pak”, y en suelo brutales diagonales como un doble mortal con doble pirueta o una pirueta y media en combinación con medio giro doble mortal encogido adelante. Puede hacerlo muy bien, y a pesar de que aún no está en su mejor momento, es una clara aspirante al podio.

Giorgia Villa (Italia): por fin llegó el año en que el grupo de gimnastas italianas del 2003 competirían como sénior. Lideradas por Giorgia Villa, este grupo de gimnastas que conforma el equipo italiano en este europeo ya se proclamó el pasado año campeón de Europa en categoría júnior. Un año más tarde, Villa entra en esta categoría habiendo ganado tanto el europeo júnior como los Juegos de la Juventud. No ha tenido mucha fortuna en lo que va de temporada, pues en Jesolo se rompería un dedo y no podría competir. Es una gimnasta con muchísimo potencial, con un gran salto de igual dificultad que las grandes favoritas y unas asimétricas con muchas conexiones pero con falta de limpiar algunos elementos. En barra y suelo le pasa al igual con Morgan, le falta algo de dificultad, pero la está subiendo poco a poco y ahora mismo está muy bien situada de cara al bronce.

Amelie Morgan (Gran Bretaña): medallista en la última edición de los Juegos de la Juventud, Morgan es la mejor gimnasta de la nueva generación británica. Tercera este año en el nacional, a un par de décimas de Kelly Simm, quien finalmente no estará en el europeo por una pequeña lesión, con la ausencia de algunas gimnastas Amelie aumenta sus posibilidades de conseguir una medalla. Tiene un potente “Yurchenko” con doble pirueta, mientras que en asimétricas realiza combinaciones interesantes, si bien tendrá que subir la dificultad de la salida si quiere optar a más en futuras competiciones. No tiene una barra y un suelo espectaculares pero suele competir con bastante seguridad, y eso en grandes finales es clave. Si tiene una competición limpia podría estar en la pomada.

Diana Varinska (Ucrania): líder del equipo ucraniano desde los comienzos del ciclo, Varinska tuvo un 2018 con buenos y malos momentos, quedándose fuera de la final individual del mundial, pero ganando después el Memorial Blume con una gran actuación. Es una gimnasta muy elegante que recuerda a la gimnasia ucraniana de Gutsu o Podkopayeva, con elementos difíciles y originales realizados muy bien. Destaca principalmente por sus asimétricas, donde enlaza un “Kononenko” (“Tkachev” con medio giro agarrando en presa mixta) a un “Jaeger”. En el resto de aparatos le falta algo de dificultad y lo más importante, regularidad, sobre todo en barra y suelo, donde tiene problemas en la serie acrobática y la diagonal en combinación con la pirueta y media respectivamente. Si hace buenos ejercicios en los cuatro aparatos debería estar entre las ocho mejores sin problema, pero las medallas si las demás no fallan parecen difíciles.

Lorette Charpy (Francia): ausente Melanie dos Santos en la competición de los cuatro aparatos, Charpy se convierte en la principal gimnasta francesa en dicha competición. Al igual que el muchas de las gimnastas del equipo francés, su aparato por excelencia son las asimétricas, donde ya ha sido finalista europea, y donde tiene ya de vuelta toda su dificultad, una dificultad que compite con mucha soltura. En el resto de aparatos no lo hace nada mal, pero simplemente no se le dan tan bien como las asimétricas. Tiene una barra bastante buena con elementos interesantes como una plancha de entrada, un “Humphrey” (triple giro en posición cosaco) o un doble en carpa de salida. En salto y en suelo es donde pierde todas las opciones de estar más arriba. Tendrá que mejorar ese “Yurchenko” con pirueta si quiere optar a más. Lo bueno de su gimnasia es que cuando compite bien es una máquina, realizando ejercicios muy sólidos. Podría estar entre las ocho mejores.

Otras gimnastas que podrían hacerlo muy bien son Angelina Simakova, la segunda de las rusas y cuyas opciones dependerán de lo fina que esté, sobre todo en salto, Denisa Golgota, la gran líder del equipo rumano, o Pauline Schäefer (si finalmente hace todos los aparatos), la campeona del mundo en barra en 2017. También podrían tener un buen papel Eythora Thorsdottir, ya recuperada de sus problemas físicos pero no al 100%, cualquiera de las gimnastas italianas o Angelina Radivilova.

OPCIONES DEL EQUIPO ESPAÑOL:

En cuanto a las opciones del combinado nacional nuestras opciones pasan principalmente por Cintia Rodríguez, quien ha estado compitiendo muy bien a lo largo de esta temporada tanto en barra como en asimétricas, donde ya se la ve muy cómoda con el nuevo ejercicio que debutó en el mundial. Salto lastra un poco sus opciones, pero aun así si compite bien podría meterse entre las quince primeras, lo cual ya sería todo un logro. En cuanto al resto del equipo, en condiciones normales debería ser Helena Bonilla la segunda gimnasta con opciones de meterse en la final individual, pero visto lo visto Alba Petisco lleva un año bastante bueno, y si compite igual de bien que en los Juegos de la Juventud el pasado año puede meterse en la final. Cualquiera de las cuatro españolas si hace una buena competición podría meterse en la final.

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.