Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Home » Gimnasia artística, Sin categoría

Versión individual y por equipos masculina. La previa del Mundial 2018 de Gimnasia Artística

Enviado por en 24 octubre, 2018 – 9:38Sin comentarios
@rfegimnasia

@rfegimnasia

DOHA 2018: FINAL INDIVIDUAL MASCULINA

Tras una racha de ocho años consecutivos sin ser derrotado en una gran final, Kohei Uchimura llegaba al mundial de 2017 como favorito indiscutible, preparado para alzarse con su séptima corona mundial. Sin embargo, una lesión le impediría continuar en competición, lo que significaba que habría un nuevo campeón del mundo. El título fue a parar de forma sorpresiva a Xiao Ruoteng, siendo la plata y el bronce para Lin Chaopan y Kenzo Shirai respectivamente. Este año la leyenda japonesa vuelve a la acción y tratará de recuperar el trono que perdió el año pasado, aunque no lo tendrá fácil.

Kohei Uchimura llega a Doha como el principal favorito, pues su condición de doble campeón olímpico y seis veces campeón mundial lo avala. Tras la lesión en el pasado mundial, Kohei necesitó algo de tiempo para recuperarse y su vuelta a la competición no fue como esperaba, pues no tuvo una competición brillante en Doha, donde no se metió en las finales, y en el nacional japonés sería tercero. Las cosas irían mejor para el rey de la gimnasia en el NHK japonés de este año, donde conseguiría imponerse. A pesar de haber sufrido una lesión en el tobillo hace varias semanas, en un principio Kohei mantiene la idea de competir en todos los aparatos. Probablemente no esté en su mejor forma y la realidad es que, a estas alturas del ciclo y como consecuencia de los problemas físicos, Uchimura es batible. Es un gimnasta elegantísimo, muy completo, que ha sido campeón del mundo en tres de los seis aparatos, lo que dice mucho de su calidad. En barra y suelo es un espectáculo y aunque en este último aparato no traiga toda su dificultad de vuelta, sigue teniendo un ejercicio brillante. En barra peleará por el oro individual con un ejercicio con una extensión en las sueltas brutal y una ejecución muy buena. Donde tendrá que pelear el título será en salto, pues en este aparato fue donde se lesionó el tobillo y donde tendrá que realizar un buen ejercicio si quiere luchar por el oro. Si compite bien tiene muchas opciones de conseguir el oro. ** Finalmente, parece ser que las noticias que llegan desde Doha informan que el japonés no competirá ni en Salto ni en Suelo**

Xiao Ruoteng se convirtió el pasado año en el primer gimnasta después de la era “Uchimura” en ser campeón del mundo individual. Sucesor de Yang Wei, último campeón del mundo chino individual, Xiao dio la campanada en Montreal. Este año se llevó el bronce en la final individual en los Juegos Asiáticos y tuvo sus más y sus menos en las competiciones en las que participó a lo largo de la temporada. Es un gimnasta que, aunque no tiene la elegancia de Uchimura, tiene buenos ejercicios en los seis aparatos, destacando en caballo con arcos, donde tiene una línea bonita y un ejercicio fluido que le llevó a conseguir el bronce mundial. En salto compite un “Tsukahara” con triple pirueta, salto con el que es capaz de subir posiciones en la clasificación. En barra le falta la fluidez que tienen gimnastas como Uchimura, pero se defiende muy bien en el aparato, donde presenta un precioso “Tkachev” en plancha con pirueta, además de otras variantes del mismo elemento. En suelo tiene un ejercicio que aunque no es de final mundial en el aparato, le permite mantenerse con los mejores. En anillas es donde tendrá que mejorar y ganar décimas si quiere volver a estar en el podio.

El ruso David Belyasvkiy se quedó a un suspiro del oro individual el pasado año y todo por culpa de una caída en el último aparato, la barra. David ha sido el estandarte de la gimnasia rusa durante los últimos años, y un oro y una plata en europeos, además de una cuarta plaza en los JJOO y en los mundiales, bastan para convertirlo en uno de los aspirantes al título este año. David siempre ha estado un poco a la sombra de otros gimnastas, y se ha quedado rondando el podio en numerosas ocasiones. En Río tuvo una competición estupenda y se quedó a nada del bronce. Desde el inicio de esa temporada, Belyaskiy ha ido creciendo mucho como gimnasta y cada vez compite de forma más regular. Es un gimnasta con mucha clase, capaz de optar a varias medallas mundiales en las finales por aparatos. Sus paralelas y su caballo con arcos son espectaculares y parece que se desliza por el aparato, con ejercicios con mucho ritmo. En barra tiene una cadencia más lenta que otros gimnastas, pero con una serie de dislocaciones y combinaciones es capaz de tener un ejercicio bastante competitivo; de hecho consiguió el bronce europeo en el aparato. En el resto de aparatos no tiene malos ejercicios, solo que no son tan buenos y espectaculares como los de paralelas o caballo con arcos. Después de un europeo algo decepcionante y tras un inicio de temporada marcada por los problemas físicos, David querrá resarcirse y meterse por fin en un podio mundial en una final individual, algo que, si compite bien, es factible, aunque la competición estará bastante igualada.

Oleg Verniaiev ha realizado una recuperación rapidísima para estar en Doha y ayudar al equipo ucraniano. Todos daban por hecho que el ucraniano se perdería los mundiales tras la operación a la que se sometió esta temporada. Sin embargo, Oleg es de otra galaxia y ha hecho lo imposible por estar en Doha, aunque veremos si eso no le pasa factura a lo largo del ciclo olímpico. Verniaiev no llega en su mejor forma y probablemente no esté para pelear por las medallas en la individual, aunque sí en alguna final por aparatos. Le falta rodaje, pero no se le puede descartar, pues el ucraniano tiene un talento extraordinario y un palmarés brutal en el que figuran una plata olímpica y dos títulos europeos en la individual, aunque tiene la espinita de no tener una medalla mundial en la competición por excelencia de la gimnasia, la final individual. Es un gimnasta especialista en paralelas, donde es campeón olímpico, pero también destaca en otros aparatos, especialmente en salto, donde realiza un excelente “Dragulescu” (paloma doble mortal adelante encogido con medio giro), y caballo con arcos, donde tiene una de los ejercicios más difíciles del mundo, aunque no siempre lo hace bien. Si llega en un estado de forma decente podría estar en la pomada, aunque seguramente donde más note la falta de rodaje será en anillas y sobre todo suelo. Habrá que esperar para ver lo que la competición depara al astro ucraniano.

Lin Chaopan es el otro gimnasta chino con claras opciones en esta final, pues tras llevarse la plata el año pasado y este año vencer en los Juegos Asiáticos a su compatriota, Chaopan presenta su candidatura al oro. Es un gimnasta experimentado, habiendo competido a lo largo de todo el ciclo anterior, aunque hasta el año pasado no había “pisado” los podios internacionales en las finales individuales. En las finales por aparatos sí había sacado todo su potencial a relucir, pues en 2013 se llevó el título mundial en paralelas. Su barra tiene algo más de ritmo que la de Ruoteng y en salto presenta el mismo salto que el vigente campeón del mundo. En suelo tiene el mejor ejercicio del equipo chino, realizando elementos y combinaciones variadas, como un doble mortal en carpada adelante con medio giro, o una doble pirueta y media a una doble pirueta adelante. La parte negativa es que a veces no tiene las mejores recepciones, aterrizándolas de forma baja. En caballo con arcos sobrevive con un ejercicio bastante bueno, y es en anillas donde tiene más dificultades. Si compite como en los Juegos Asiáticos estará peleando por repetir el buen resultado del pasado mundial.

El último gimnasta llamado a pelear el oro es la estrella nipona, Kenzo Shirai, que este ciclo olímpico ha dado el salto al concurso completo, algo que le ha dado buen resultado, pues el año pasado conseguía el bronce mundial. Poco que decir de este prodigio de la gimnasia, pues sus medallas hablan por sí solas, tiene el mejor suelo del mundo, y uno de los mejores saltos, aparatos que le dan una gran ventaja sobre el resto de gimnastas. Suele competir bastante bien y fuera de sus dos mejores aparatos, Kenzo se desenvuelve bastante bien en paralelas y barra, aparato este último que le da algunos problemas, como ocurrió en la American Cup, pero que si hace bien, puede conseguir una buena nota, pues tiene un buen ejercicio en el que incluye un “Jaeger” en plancha con pirueta. Donde sufre más es en caballo con arcos y anillas. Lo bueno es que con su suelo puede compensar las décimas que pierde en estos dos aparatos. Tendrá difícil repetir la medalla del año pasado, pero estará en la pomada si lo hace bien.

Fuera de este grupo de gimnastas, varios son los gimnastas que están esperando algún fallito de los de arriba para intentar meterse en el podio, porque ojo, ninguno de ellos está muy lejos del grupo anterior. Artur Dalaloyan, quien ya superó a Belyavskiy en el nacional ruso, es un gimnasta con mucho futuro y habiendo cosechado dos oros individuales en el último europeo, es otro de los gimnastas a tener en cuenta en esta final. Con un salto, unas paralelas y un suelo espectacular, Artur debería estar entre los ocho mejores. Como Dalaloyan está Manrique Larduet, la estrella cubana que ya sabe lo que es medallista mundial en una final individual, pues lo consiguió la plata en el mundial de 2015. Larduet es un gimnasta muy versátil, con grandes ejercicios en barra, salto y paralelas. No siempre compite bien, por lo que tanto puede estar en el podio como acabar fuera de los ocho primeros, pero si lo hace bien y contiene sus nervios en aparatos como caballo con arcos, el cubano puede realizar un gran papel.

Otros gimnastas que podrían hacerlo bien serían el británico James Hall, bronce europeo en 2017, y quien se ha erigido como uno de los pilares de la gimnasia británica, los estadounidenses Sam Mikulak, campeón nacional este año, y que busca por fin realizar un buen papel en una final individual, confirmando su buena forma este año, y Yul Moldauer, una de las perlas de la gimnasia estadounidense.

EQUIPO ESPAÑOL

En cuanto a las posibilidades del equipo español, a priori solo Néstor Abad tendría opciones de entrar en esta final, pues a Mir este mundial le pilla algo pronto, aunque tampoco debería estar excesivamente lejos de los 24 mejores. Néstor parece haber encontrado la regularidad que le faltaba en las últimas temporadas y este año ha estado compitiendo bastante bien, si bien es verdad que solía competir mejor en las clasificatorias que en las finales, como en los JJMM, donde partía con la mejor nota tras una clasificación brutal y acabó fuera del podio. Es un gimnasta con una ejecución muy buena, con ejercicios de mucho nivel en paralelas, suelo, y sobre todo barra. En salto y anillas tiene ejercicios sencillos, pero que suele realizar con una ejecución brillante, especialmente en salto. Caballo con arcos es el aparato donde tiene más problemas, como ya ocurrió en la final del europeo. Sin embargo, si tiene un buen día en el aparato, podría conseguir una nota bastante buena, pues no tiene un ejercicio nada malo. Si lo hace bien debería estar en la final sin problemas.

Lin Xaopan

Lin Xaopan

DOHA 2018: FINAL POR EQUIPOS

A escasas horas de que dé inicio el mundial de Doha 2018, primer paso de clasificación para los JJOO de Tokyo 2020, muchas son las incógnitas que “despierta” el campeonato que se disputará en tierras qataríes. Encontramos caras nuevas, otras conocidas como Kohei Uchimura, Max Whitlock o Kenzo Shirai, y otras como las de las estrellas Simone Biles y Aliya Mustafina, que regresan a la competición tras una temporada de descanso. Como anunciábamos al comienzo de esta previa, este mundial es el primer paso de clasificación para Tokyo 2020 y en él se llevará a cabo el primer filtro para los distintos equipos nacionales. Los mejores 24 equipos “pelearán” por las plazas olímpicas en 2019, pues a diferencia de otros ciclos olímpicos, los preolímpicos no concederán plazas por equipos. Como novedad, los tres mejores equipos tanto en categoría femenina como en categoría masculina sellarán su paso a Tokyo, dejando las 9 plazas restantes para repartirse en el mundial de 2019.

En cuanto a la competición masculina, el equipo que nos represente en Doha será parecido al europeo de este año. Finalistas en el europeo este año, España ha venido experimentando una mejora considerable, merced principalmente al número de gimnastas disponibles en este momento, algunos con mucha experiencia, otros que hace un par de años que debutaron en la élite, y los más jóvenes, que debutaban este año en categoría sénior. El equipo lo conforman Néstor Abad, Nicolau Mir, Thierno Boubacar, Rayderley Zapata y Rubén López, que sustituye a Alberto Tallón, reserva esta vez y quien compitió en el europeo.

España es un equipo con bastante potencial y margen de mejora, buscando alcanzar ese pico de forma en 2019, donde ya se espera tener a todos nuestros gimnastas, tanto los del equipo de este mundial, como los que estuvieron recuperándose de sus lesiones estos últimos meses y volvieron a la competición recientemente, caso de Adriá Vera y Joel Plata.

En cuanto a este mundial, nuestros gimnastas deberían conseguir a priori sin demasiados problemas entrar en el Top 24, para así pelear por las plazas olímpicas el año que viene. El objetivo es irse posicionando cerca del Top 12 de cara al año que viene, un objetivo difícil, pero alcanzable. Nuestro objetivo en este mundial es realizar una buena competición, con un Néstor en su mejor versión, esa que realizó el primer día de los JJMM y que lo podría llevar a la final individual si la repite, y un Ray Zapata realizando un buen ejercicio en suelo que le dé el pase a la final, y en los otros aparatos en los que compite, y que ha mejorado mucho esta temporada, especialmente en anillas. Néstor y Ray serían nuestras principales opciones para las finales, pues meter algún gimnasta en el resto de finales estará complicado. De todas formas, Mir, López y Boubacar tendrán que hacer un gran papel si queremos estar en el Top 12 o rondándolo. Mir es el gimnasta con más futuro de la actualidad, cuádruple medallista en los FOJE de 2017, este año ha realizado una buena transición a la categoría sénior, disputando finales internacionales como en la Copa del mundo de Szombathely, la final por equipos del europeo, o las finales individuales en los JJMM. Este mundial le pilla un poco pronto, pero de seguir progresando y compitiendo igual de bien, no tardará en acompañar a Néstor en finales individuales en mundiales. Thierno es otra de las promesas del equipo y sin hacer mucho ruido, se ha ido metiendo en el equipo, con ejercicios que todavía tiene que pulir, pero que muestran potencial. Su inclusión en el equipo fue un poco sorpresa, pues parecía ser Tallón el que iría en su lugar, pero Thierno ha debido confirmar su buen estado de forma, imponiéndose al experimentado Tallón en la pugna por una de las plazas en el equipo. La inclusión del finalista mundial en la individual y olímpico, Rubén López también fue un poco sorpredente, pues su temporada ha sido una temporada de recuperación de sus problemas físicos y sin apenas competición a sus espaldas. Parece ser que Rubén llega en buena forma y ha debido pesar bastante la idea de tener un gimnasta como él que pueda conseguir una buena nota en barra, aparato en el que necesitaremos mejorar si queremos estar en Tokyo. La clave de la competición pasará por la barra y sobre todo por el caballo con arcos, aparato en el que los que los españoles tienen muchos problemas. En caballo con arcos no se esperan grandes notas de nuestros gimnastas, se espera que compitan con regularidad, con Néstor aportando una buena nota, Mir con un ejercicio sencillo pero bien ejecutado y Thierno que a ver si consigue hacer bien un ejercicio al que le ha añadido dificultad esta temporada.

En el resto de aparatos España tiene ejercicios de bastante dificultad, especialmente en suelo y paralelas. El salto es mejorable, pero la parte positiva es que se está incrementando poco a poco la dificultad, y los saltos que están compitiendo los realizan con una ejecución buenísima. En anillas no tenemos ejercicios espectaculares, pero podemos realizar una buena rotición, especialmente si Rubén López está en forma en el aparato. La competición estará reñida, pues hay varios países que están luchando por las mismas posiciones que España, pero si lo hacen bien deberían estar en el Top 12.

En cuanto a la competición en general, tres equipos están llamados a conseguir las plazas olímpicas: el vigente campeón europeo y plata olímpica, Rusia, el actual campeón olímpico, Japón, y el siempre potente equipo chino, que tras unos JJOO de Río decepcionantes, se puso manos a la obra y llegan a las grandes competiciones pisando fuerte, como ya demostraron en el mundial de 2017.

Se nota que los JJOO son en Japón, pues el equipo japonés se está erigiendo como el rival a batir, con varios campeones mundiales en sus filas, y otros medallistas mundiales y olímpicos en la recámara, como por ejemplo Takeru Kitazono, gran triunfador de los pasados YOG de Buenos Aires, donde se llevó 5  oros. En el equipo destacan por encima de todos dos de los mejores gimnastas de la historia, el primero, Kohei Uchimura, doble campeón olímpico individual y seis veces campeón mundial individual, y el segundo, Kenzo Shirai, la deidad convertida en hombre en suelo, aunque los otros aparatos (sobre todo el salto, donde es oro mundial y bronce olímpico) no se le dan nada mal. Brutales en salto y suelo, no tienen ningún aparato débil, aunque puestos a decir uno, ese serían las anillas. La competición será intensa, pero si hacen bien todos sus ejercicios deberían llevarse el oro.

Rusia es un equipo mezcla de experiencia y juventud, liderado por el medallista olímpico y mundial, David Belyasvkiy, a quien una caída en barra dejó sin el oro en la final individual en la pasada edición. David es catalogado como la estrella del equipo, pero que no se descuide mucho, porque sus compañeros están a un grandísimo nivel como ya demostraron en el europeo, en donde fue Artur Dalaloyan el que brilló por encima del resto con dos medallas de oro individuales. Además Artur, Dmitry Lankin, y sobre todo el múltiple campeón europeo, Nikita Nagornyy, están llamados a luchar por subir al podio en algunos aparatos. Es un equipo potentísimo en salto, suelo y paralelas, aparatos en los que seguramente metan a más de dos gimnastas entre las 8 mejores notas (aunque solo dos entrarían en la final por el cupo que permite dos gimnastas por país en cada final como máximo). Han ido incrementando dificultad en los últimos años, y cada vez la compiten mejor. Tienen calidad para competir con Japón, pero ahora mismo su lucha debería de ser por la plata, donde se las tendrán que ver con China.

China vuelve a ser el país que era antes de Río 2016, con ejercicios con una impecable ejecución y una increíble dificultad. Sin embargo les resultará difícil recuperar la hegemonía que mantuvieron en la prueba por equipos hace unos años. Con un equipo en el que figuran el campeón mundial individual, Xiao Ruoteng, la plata en esa misma edición (y campeón este año de los Juegos Asiáticos venciendo a Ruoteng), Lin Chaopan, y el oro mundial en paralelas, Zou Jingyuan, el equipo chino tiene calidad de sobra para plantarle cara al japonés, aunque a priori el oro debería ser para los nipones. En paralelas y en caballo con arcos tienen ejercicios brutales, especialmente en paralelas, al igual que en anillas, donde también consiguen grandes notas. Les falta un poco esa soltura que la gimnasia china tenía para trabajar la barra, pues en este aparato están algo peor que hace algunos años, al igual que en suelo, en este sentido echan de menos tener una figura importante en estos aparatos, como lo fue Zou Kai.

Con algunas opciones menos tenemos al potente equipo británico, a quien las lesiones tanto han “atacado” en las últimas temporadas, tanto en categoría masculina como en categoría femenina. Hace unos días confirmaban la baja de Nile Wilson, medallista olímpico en Río, y sin duda uno de sus mejores gimnastas. A pesar de la baja, lo bueno es que el equipo británico tiene fondo de armario, con varios gimnastas que podrían hacer un buen papel. El equipo está liderado por Max Whitlock, doble campeón olímpico en Río, un Max Whitlock que no está cuajando su mejor temporada, con un nivel inferior al que mostró en esa mágica temporada. Parece que llega al mundial en buena forma, y de ser así las opciones del equipo se incrementarían, pues en caballo con arcos y en suelo es capaz de conseguir notas estratosféricas cuando está a su mejor nivel. No tienen nada que envidiarle a equipos como Rusia, pues en el europeo aunque cedieron ante ellos, no se quedaron muy lejos. James Hall es el gimnasta que usarán en todos los aparatos, un gimnasta alto y elegante capaz de aportar buenas notas en todos los aparatos, especialmente en caballo con arcos, donde necesitarán “arañar” décimas. Con un potente suelo, donde cuentan con el oro europeo, Dom Cunningham, unas buenas paralelas, donde destaca el joven Joe Fraser, este equipo presenta sus aspiraciones al podio. Sin Nile lo tendrán muy difícil, aunque Brinn Bevan, encargado de suplir la falta del primero, podría realizar un gran papel, especialmente en salto, donde necesitarán no descolgarse de equipos como Rusia.

Fuera de estos dos equipo son varios los países que optan por hacerse un hueco en la final, aunque en principio debería ser Estados Unidos como país con más opciones. Liderado por Sam Mikulak, varias veces campeón nacional, el equipo norteamericano sigue estancado en esa quinta posición, y todo parece indicar que este ciclo olímpico las cosas no serán diferentes, pues a pesar de contar con buenos ejercicios, China, Rusia, Japón y Gran Bretaña están a un nivel superior. Otros equipos que podrían realizar un buen papel son Suiza, que tras una plaga de lesiones trae a varios de sus gimnastas de vuelta, aunque se espera que sea el año que viene cuando confirmen como equipo el espectacular nivel de la gimnasia suiza y Ucrania, con un Igor Radivilov muy en forma y con un Oleg Verniaiev que está de vuelta, aunque tampoco se le espera en su mejor forma. Brasil también debería estar en esas posiciones de final mundial, pues con Arthur Zanetti oro olímpico y mundial, y Arthur Nory, bronce olímpico, el equipo carioca no debería tener problemas para estar entre los 10 primeros.

A partir de ahí, igualdad máxima, pues hay un gran número de países que rondan posiciones similares. Alemania probablemente acuse la baja de Andreas Bretschneider, aunque sigue teniendo un equipo competitivo, destacando sobre todo Marcel Nguyen, doble plata olímpica. La Corea del sur de Kim Han-sol podría hacer un buen papel si no tienen esos fallos que tuvieron en los Juegos Asiáticos. Holanda se quedaría fuera de forma sorpresiva de la final del europeo, a pesar de contar con el campeón olímpico y mundial, Epke Zonderland y el medallista mundial, Bart Deurloo. Tienen un buen equipo, aunque son irregulares, por lo que habrá que ver la competición que realizan Otros países a tener en cuenta son Francia, sorprendentes medallistas de bronce en el europeo, donde realizaron una estupenda competición, Turquía, que se ha convertido en la gran sorpresa de este ciclo olímpico, Colombia, liderada por Jossimar Calvo, Israel, país que cuenta con varios medallista individuales a nivel europeo y mundial. Algo más lejos estarían Italia, país del que se espera una importante subida de nivel gracias al potente equipo júnior que tienen, o Rumanía, país que es historia viva de la gimnasia, pero que atraviesa su peor momento.

La buena noticia para el combinado nacional es que a la mayoría de las selecciones de este último grupo ya las hemos vencido en alguna ocasión, por lo que si España compite bien, podríamos estar delante de estos países.

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.