Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Home » Ciclismo-Pista

Torres y Mora devuelven la ilusión a la pista olímpica española en Appeldorn. Mundial de Ciclismo en Pista

Enviado por en 6 marzo, 2018 – 19:24Sin comentarios

·Países Bajos se postula como la gran potencia mundial con un total de 12 medallas en los 20 eventos disputados

·España se va de Appeldorn con una plata en la prueba de Madison. Albert Torres y Sebastián Mora apuntan a Tokyo.

·La velocidad femenina de Tania y Helena fue novena mientras que la propia Helena Casas, en el keirin, consiguió la décima plaza.

Ángel Vázquez. El Omnisport de Apeldoorn, en los Países Bajos, ha sido el escenario de una nueva edición de los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Pista en una cita que ha reunido a 40 países para disputar las 20 competiciones previstas, doce de ellas con presencia en los próximos Juegos de Tokyo 2020. Recordemos que, tras los cambios efectuados por la Federación Internacional de Ciclismo aprobados por el COI, las pruebas a disputar en Tokyo en  ambos géneros serán el Madison, el Omnium, la Velocidad individual, el Keirin, la Velocidad por equipos y la Persecución por equipos.

La victoria en el medallero ha sido para el equipo anfitrión, el neerlandés que, con un total de 12 medallas, se ha mostrado muy superior a sus rivales más directos en cuanto a número de preseas: Reino Unido, Alemania, Australia e Italia, todos ellos con seis. España, con la presea conseguida en el Madison, ocupó la undécima plaza con una plata.

COMPETICIÓN MASCULINA

Velocidad individual

Con Jason Kenny centrado en la competición por equipos tras su regreso a las pistas un año después de dar por hecha su retirada, la velocidad individual masculina parece observar nuevos horizontes, entre ellos el del australiano Matthew Glaetzer que, tras su cuarta posición en Río, lograba en Apeldoorn su primer oro en la competición individual tras el conseguido en 2012 en Melbourne en la de por equipos. Con 26 años, el oceánico vencía con un balance de 2-0 a otra de las grandes y jóvenes promesas de la velocidad, el también británico Jack Carlin, quien con 21 años se subía al segundo cajón del pódium mundialista. Por el bronce, y entre horizontes y jóvenes, la sombra de un Sebastien Vigier (21) que dejaba fuera de combate a todo un Maximilian Levy por 2-0.

El anterior campeón mundial (2017), el ruso Denis Dmitriev cedió ante Glaetzer en ronda de cuartos de final mientras que el neerlandés Harrie Lavreysen, plata en 2017, lo hacía en ronda de octavos.

En lo que a la participación española se refiere Juan Peralta fue 30º en la ronda calificatoria a 0.438 del vencedor, el neerlandés Jeffrey Hoogland (9.674), quedando fuera de las sucesivas rondas eliminatorias al no estar entre los 28 mejores tiempos de los 35 competidores. VIDEO finales serie 1, VIDEO finales serie 2

Velocidad por equipos

Los Países Bajos se presentaban en su Mundial de Appeldorn con la misma tripleta -Nils van’t Hoenderdaal, Harrie Lavreysen y Jeffrey Hoogland- con la que consiguieran la plata en el Mundial de 2017, donde cedían ante una Nueva Zelanda que, en el presente Mundial, eran quintas en la calificatoria para ceder ante Gran Bretaña en primera ronda. En esa ronda, Rusia vencedora de Alemania, y Francia de Japón, marcaban el tercer y cuarto mejor tiempo, mientras que Países Bajos y la Gran Bretaña de Jack Carlin, Philip Hindes y Jason Kenny lograban el primero y segundo mejor tiempo, citándose para la gran final.

La Francia de Pervis, Vigier y Lafargue se llevaba el bronce tras un tercer relevo decisivo que deshacía la igualdad tras la segunda vuelta, ello mientras los Países Bajos se mostraban intratables ante Gran Bretaña en la final, superándolos en todos los parciales y dejándolos a 0.504 de unos excelentes 42.727.

Nueva Zelanda, Alemania, Japón y la República Checa completaron las ocho plazas de finalista mientras que España, con Alejandro Martínez, Juan Peralta y José Moreno Sánchez, era décima en la calificatoria a 255 milésimas de la octava plaza de la República Checa que daba acceso a la primera ronda de eliminación. Nota: El equipo polaco fue eliminado por cambio incorrecto tras haber marcado el cuarto mejor tiempo en ronda de calificación. VIDEO de las finales.

 Keirin

Con Jason Kenny en la velocidad por equipos y el malayo Azizulhasni Awang (actual bronce olímpico y oro en el Mundial 2017) fuera de las finales tras no lograr el acceso ni en su serie ni en la repesca, los ojos se centraban en el neerlandés Matthijs Büchli quien, por su condición de local pero sobre todo por su prestigiosa plata en Río 2016, parecía el hombre a batir.

Con Glaetzer, Vynokurov, Wakimoto, Barrette, Juan Peralta y Joachim Eilers en una final B que, por ese orden, otorgó las plazas de la 7 a la 12, la gran final ofreció la presencia de dos neerlandeses, Büchli y Lavreysen, el japonés Kawabata, el alemán Maximilian Levy, el británico Jack Carlin y el colombiano – plata en el Mundial 2017- Fabián Puerta.

El colombiano lograba avanzar en los últimos metros de la gran final el empuje de Büchli y Levy para hacerse con su primer oro mundialista, mientras el japonés Kawabata hacía lo propio para colgarse la plata. Büchli, desfondado, cedía el bronce en el último suspiro al germano Maximilian Levy. Jack Carlin  y Lavreysen, sin opciones, fueron quinto y sexto respectivamente. VIDEO de las finales.

Juan Peralta, único representante español en la especialidad, fue quinto en la pequeña final, finiquitando su participación en la prueba del keirin en la undécima posición final.

Persecución por equipos

Con una cuarteta totalmente renovada en la que solo Kian Emadi mantenía plaza respecto el Mundial 2017 donde fueron quintos, el equipo británico formado por Clancy, Emadi, Hayter y Tanfield logró colgarse el oro ante una potente Dinamarca que, tras marcar mejor tiempo  (3:54.496) en primera ronda en su duelo frente a Italia, no tuvo opción alguna ante una Gran Bretaña que se iba hasta los 3:53.389 en la gran final. Larsen, Johansen, Madsen y Von Folsach se conformaron con la plata, como con el bronce debieron hacer los italianos Consonni, Bertazzo, Ganna y Lamon, repitiendo la gesta del Mundial 2017 con idéntica cuarteta.

Alemania (Schomber, Gros, Reinhardt y Thiele) fue cuarta al ceder por casi dos segundos ante los azurros en la lucha por el bronce. Nueva Zelanda, Suiza, Rusia y Canadá completaron los ocho equipos finalistas. España, con Eloy Teruel, Xavier Cañellas, García de Mateos y Illiart Zuazubiskar fueron 16º y últimos en una floja competición. VIDEO de las finales

Madison

Tras su presencia en Sidney, Atenas y Pekín, el Madison brilló por su ausencia en los JJOO de Londres y Río, volviendo a instalarse entre las competiciones del programa olímpico para los próximos JJOO de Tokyo 2020. La espectacular y confusa prueba de fondo cuenta en su medallero particular con una plata española que, de la mano de Joan Llaneras y Toni Tauler en Pekín 2008, lograron ascender al segundo cajón de un pódium que dirigieron los argentinos Juan Curuchet y Walter Pérez con un brillante oro.

Años después, las opciones de medalla en Tokyo 2020 para la pista española a día de hoy vuelven a pasar, en buena medida, por el Madison, donde una pareja, la formada por Albert Torres y Sebastian Mora, fue séptima en el Mundial 2017 y  segunda en el Mundial de Appeldorn que nos ocupa.

Por delante de los españoles y con el oro en el cuello estuvo la pareja germana formada por Roger Kluge – en sustitución de Henning Bommel – y Theo Reinhardt  que con dos vueltas ganadas y 33 puntos en los sprints consiguió un total de 53, ocho más que Torres y Mora. Por detrás, Cameron Meyer y Callum Scotson (AUS) lograban no bajarse del pódium mundialista y tras la plata conseguida en Hong Kong 2017 conseguían un ajustado bronce con solo un punto de ventaja sobre los británicos Wood y Stewart, quienes a pesar de no ganar vuelta lograron un total de 36 puntos en los sprints.  Austria, Dinamarca, Francia y Bélgica completaron los ocho equipos finalistas. VIDEO de la final.

Omnium

De dos días a un día de competición, de 6 pruebas a 4, de un enfoque más pensado para los velocistas, a una realidad más adecuada para los fondistas. Se eliminan las pruebas cronometradas como la persecución, la vuelta lanzada y el km/5oom, se introduce una “carrera-tempo” (la japonesa) y la puntuación, reducida de 40km a 25 en el caso de los hombres y de 25km a 20km en el de las mujeres, que dictará la sentencia final sin ser tan decisiva como en la experiencia anterior al ver reducidos el número de sprints. Ése es el nuevo Omnium, un Omnium que, a priori, favorece más a un equipo español que se desenvuelve mejor en el fondo que en la velocidad.

En Appeldorn, el oro fue para el joven polaco de 20 años Szymon Sajnok, quien tras una excelente prueba de puntuación a la que llegaba empatado a puntos con el italiano (23) Simone Consonni -cuarto en 2017- lograba desbancarlo y alzarse con la victoria final. Lejos de apoderarse de la plata, el italiano también se vio superado por el neerlandés Jan -Willem van Schip (23), un especialista en la prueba de puntuación que conseguiría también la plata en esta modalidad y que, si bien se quedaba a escasos 4 puntos del polaco, lograba superar en tres al italiano que partía con seis de ventaja antes de la prueba final.

Albert Torres (27), tercero en el Mundial de Hong Kong 2017, no tuvo una buena competición y cerró su participación con la 13ª plaza muy alejado de la lucha por las medallas.

COMPETICIÓN FEMENINA

Velocidad por equipos 

Veintinueve centésimas de segundo impidieron que la Rusia de Shmeleva y Voynova volvieran a luchar por el oro que ya conquistara en Hong Kong 2017. ¿La culpa? Pues de unos renacidos Países Bajos que lograban, con la nueva dupla formada por Kyra Lamberink y Shanne Braspennincx, esta última en sustitución de Laurine Van Riessen, el segundo mejor tiempo tras la Alemania de Miriam Welte y Pauline Grabosch, sustituida en la final por Kristina Vogel. El dominio germano fue total y contundente, marcando una diferencia de poco más de medio segundo (+0.519) sobre la dupla neerlandesa con un tiempo final de 32.605, el mejor de la competición.

Por su parte y en la lucha por el bronce, victoria de un equipo ruso al que se le hizo excesivamente larga la segunda vuelta, donde las chinas disiparon buena parte de la ventaja adquirida por sus rivales en la vuelta de lanzamiento. A pesar de ello, 32.990 para Rusia con el bronce en el cuello y China, con la cuarta plaza, a 0.292. México, Gran Bretaña, Nueva Zelanda y Polonia ocuparon las restantes plazas de finalista, con una España, la de Tania Calvo y Helena Casas, que eran novenas en la calificación, no pudiendo entrar en las rondas finales de las ocho mejores.

VIDEO de las finales

Keirin

Estaba en un valle muy profundo, pero ahora estoy escalando muy bien…” con esas palabras adornaba, la actual campeona olímpica del keirin femenino, la neerlandesa Elis Ligtlee (23), la medalla de bronce en los 500m contrarreloj del Mundial 2018. Baja de forma y con problemas en las rodillas (*a mediados del 2018 ha sido operada por una inflamación pélvica renal que le ha impedido estar en el Europeo*) no logró clasificarse ni para el keirin ni para el sprint, hecho ante el cual su seleccionador, Bill Huck, decidió incluirla en la prueba no olímpica de los 500m contrarreloj donde, como comentábamos, consiguió hacerse con el bronce.

Con Ligtlee fuera de combate (de momento) en la primera línea del Keirin y con las retiradas de la británica Becky James y la australiana Anna Meares tras los JJOO de Río, el keirin femenino ha adquirido una nueva dimensión, una nueva jerarquía aún por definir y para la que hay varias y serias candidatas.

Una de ellas, la belga Nicky Degrendele (21), quien tras colgarse el bronce en el Mundial de Hong Kong 2017 lograba auparse a lo más alto del cajón en la prueba neerlandesa, superando a las experimentadas Lee Wai Sze (plata) y a la lituana Simona Krupeckaité (bronce), otras de las que van siendo habituales en las grandes finales de la especialidad.

La actual campeona mundial, la alemana Kristina Vogel, a priori la que más contaba en las apuestas, se desequilibraba en la primera curva de la última vuelta y, aunque lo intentó, fue imposible recuperar esas décimas perdidas, llegando sexta y última de la gran final. Las locales Laurine van Riessen y Shanne Braspennincx lo lucharon, sobre todo Shane que dominó la prueba hasta casi el final, pero no pudieron ir más allá de la cuarta y quinta posición respectivamente.

Ni la aussie Stepahnie Morton (4ª en 2017) ni la colombiana Marta Bayona (plata en 2017) lograron acceder a las finales al no superar ni las series iniciales ni las repescas correspondientes; ambas compitieron en la serie 3 de repesca que se llevó la rusa Daria Shmeleva.

Notable papel de la catalana Helena Casas. Tras ser cuarta en la serie ganada por Nicky Degrendele, la pistard española vencía por delante de Maeda, Voynova y Emma Cumming en la primera serie de la repesca, clasificándose así para las semifinales. La germana Vogel se llevaría la primera de unas semis donde la belga Degrendele y la local Braspennincx fueron segunda y tercera por delante de Marchant, Casas y Shmeleva, que pasarían a disputar la “small final” o final de consolación.  Cuarta posición de Helena en dicha final para finiquitar su paso por el keirin en la 10ª posición.

VIDEO de las finales

Velocidad individual

Oro en Río y oro en 2017, la germana Kristina Vogel (27) no falló en su modalidad preferida o, por lo menos, la que más alegrías le ha dado. Tras ser tercera en la calificación por detrás de Morton y Grabosch y por delante de la rusa Shmeleva -las cuatro clasificadas directas para la ronde de octavos- la germana se deshacía de la neocelandesa Hansen en único duelo y de la neerlandesa Van Riessen en los dos envites de cuartos. Ya en semis y ante su compatriota Pauline Grabosch, la actual campeona olímpica sellaba su paso a la gran final. Fue allí y ante la australiana Stephanie Morton donde Kristina sufrió su primera y única derrota en esta competición, perdiendo la segunda de las tres series que la proclamaron, final y nuevamente, campeona del mundo. En la lucha por el bronce, la joven (20) Pauline vencía a la hongkonesa Lee Wai Sze en dos ajustadísimas series.

Simona Krupeckaité, Shanne Braspennincx, Laurine Van Riessen y Daria Shmeleva coparon las cuatro plazas restantes de finalista.

En lo que a la participación española se refiere, ésta se elaboró en base a la actuación de la alavesa Tania Calvo quien tras marcar el 17º mejor tiempo en la ronda de calificación -pasaban 28 de las 33 pistards- caía en 1/16avos de final ante la ucraniana Lyubov Basova por 0.118.

Persecución por equipos

Esta vez no hubo sorpresas y los firmes candidatos a disputar la final volvieron a estar ahí. Estados Unidos y Gran Bretaña volvierona luchar, de tú a tú, por un oro que, en esta ocasión, se decantó del lado norteamericano. Con Kimberly Geist en lugar de la ya retirada Sarah Hammer acompañando al trío formado por Jennifer Valente, Kelly Catlin y Chloé Dygert, las estadounidenses supieron mantener la presión de una prueba en la que, con Gran Bretaña ligeramente por delante y en el km.2, se quedaban sin una de sus pistards. A pesar de eso, o quizás gracias a ello, el equipo EUA echó el resto y poco a poco fue recortando ventaja en ese desigual choque 3 vs 4. Con la retirada de la cuarta pistard británica en el Km. 3 la distancia no hizo sino incrementarse del lado americano, finiquitando los cuatro kms con un tiempo de 4:15.669, 1.311 más rápido que sus rivales.

Segundo oro mundial para la cuarteta estadounidense desde que, en los JJOO de Río, el equipo británico se colgara, al igual que ya hiciera en Londres y también ante los EUA, el oro olímpico. Katie Archibald, Elinor Barker, Laura (Trott) Kenny y Emily Nelson se conformaron con la plata, mucho mejor premio que la quinta plaza cosechada en Hong Kong en el pasado Mundial pero lejos de las aspiraciones a oro que siempre ostenta la potente y competitiva cuarteta británica.

En la lucha por el bronce, igualdad máxima durante los tres primeros kilómetros entre Canadá e Italia, con unas prestaciones fantásticas de las azurri durante el último kilómetro  que las llevó a marcar una diferencia máxima de 3.014 ante unas desfondadas canadienses. Con la incorporación de Simona Frapporti en lugar de Letizia Peternoster respecto a la cuarteta que consiguió la cuarta plaza en 2017, el equipo italiano sigue progresando, aunque lejos aún de las grandes y sempiternas favoritas. Alemania, Nueva Zelanda, Francia y Polonia completaban el ocho finalista.

VIDEO de las finales

Omnium

Con Laura Trott, ahora Laura Kenny, centrada en la persecución por equipos, el trono del Omnium femenino parece haber recaído sobre la neerlandesa Kirsten Wild quien, en los dos últimos mundiales, ha conseguido sendos oros. Parecería evidente que hablar de promesa cuando una deportista tiene 35 años parece descabellado, pero lo cierto es que la laureada ciclista de carretera está experimentando, en estos dos últimos años y tras sus éxitos en la ruta, una ascensión fulminante hacia los escalones más altos de un omnium que, moldeado para los fondistas, le viene como anillo al dedo, como desmuestran sus otros dos oros en esta competición (Puntuación, Scratch) y la plata en el Madison. Sin duda, promete para Tokyo.

La plata fue para la danesa Amalie Dideriksen (22) y el bronce para la neocelandesa Rushlee Buchanan (30) que tras una postrera prueba de puntuación con 30 y 52 puntos respectivamente, relegaron a la jovencísima italiana (20) Elisa Balsamo a la cuarta posición final. Jennifer Valente, Elinor Barker, Lotte Kopecky y Yumi Kajihara ocuparon el resto de posiciones de finalista. La española Ana Usabiaga debió conformarse con la 16ª posición  de las 20 pistards que, de las 24 que la iniciaron, acabaron la prueba.

Madison

Katie Archibald y Emily Nelson dieron a Gran Bretaña el oro en la prueba del Madison al sumar un total de 50 puntos en los pertinentes sprints, mejorando la segunda plaza lograda en Hong Kong 2017 por detrás de las belgas que, en esta ocasión, no pudieron ir más allá de una pobre 12ª plaza. Por detrás de las británicas, las locales Kirsten Wild y Amy Pieters -ausentes en 2017- se colgaron la plata, mientras que las italianas Letizia Paternoster y Maria Giulia Confalonieri sumaban una nueva medalla, en esta ocasión de bronce, al medallero italiano. Buenas prestaciones de las azurri que superaban la cuarta posición del pasado año y que demostraban un alto grado de regularidad. Dinamarca, Rusia, México, Francia y Ucrania ocuparon las plazas de la cuarta a la octava. Nota: Destacar la ausencia del equipo australiano que, de la mano de Amy Cure y Alexandra Manly, consiguió el bronce en el pasado ejercicio mundialista. 

VIDEO de la final

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.