Atletismo Bádminton Baloncesto Balonmano Béisbol Boxeo Ciclismo BMX Ciclismo en pista Ciclismo en ruta Ciclismo Mountain Bike Escalada Esgrima Fútbol Gimnasia artística Gimnasia Trampolín Golf Halterofilia Hípica completo Hípica doma Hípica saltos Hockey hierba Judo Kárate Lucha olímpica Natación Natación sincronizada Pentatlón Piragüismo aguas tranquilas Piragüismo slalom Remo Seven Saltos de trampolín Skateboard Surf Taekwondo Tenis Tenis de mesa Tiro con arco Tiro Olímpico Triatlon Vela Voleibol Volei playa Waterpolo Deportes de Invierno Biatlón Bobsleigh Combinada Nórdica Curling Esquí alpino Esquí Artístico Esquí de fondo Hockey Hielo Luge Saltos de Esquí Patinaje de Velocidad Short Track Skeleton Snowboard

"No es cada 4 años, es cada día". Pasaporte Olímpico, medio acreditado en JJOO de Londres 2012 y Sochi 2014.

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Home » Saltos (trampolín)

Salto de calidad en el Grand Prix FINA de Madrid

Enviado por en 30 mayo, 2017 – 13:14Sin comentarios

@rfen

Gerard Puigdemont Canal

Los saltos de trampolín españoles solo miran hacia arriba. Después que al equipo de jóvenes les cayera demasiado pronto los Juegos Olímpicos de Río, en los que España no llevó a ningún saltador, cosa que no sucedía desde 1968, a día de hoy estas jóvenes promesas empiezan a demostrar que tienen futuro y nivel para llegar dónde se propongan.

Después de un invierno con muchas medallas internacionales y algunas mínimas, nos acercamos a la parte importante de la temporada. La prueba que abría este abanico de competiciones era el Grand Prix Fina de Madrid.

El saltador más destacado ha sido el canario Nicolás García Boissier que está claro que va a ser el que lidere esta generación de los 90 que empieza a despuntar. Nico tiene una serie de saltos cada vez más competitiva (incluye dos saltos de 3.5 y uno de 3.4), y lo más importante: cada vez más segura y regular, lo que le permite estar ya, casi siempre, por encima de los 400 puntos, unos números que le permiten acercarse a la élite de su disciplina, el trampolín de tres metros.

Nico ganó la preliminar con unos fantásticos 429.40 puntos con todas sus notas de siete, siete y medio de media, lo que es lo mismo, sin fallos. Ya en las semifinales, el joven canario del año 95 mejoró la marca, yéndose hasta los 434.10, nuevamente sin fallos y con algún salto valorado con ocho y medio. En la final Nico logró la medalla de bronce, aunque la puntuación bajó considerablemente por culpa de un fallo en el tercer salto (375.90).

En la misma prueba participaban otros tres españoles: Matthew Wade, de tan solo diecisiete años, logró meterse en las semifinales después de ser sexto en la preliminar (392.15 – mínima mundial), con una serie con menos dificultad pero muy segura. Ya en semifinales, Wade se quedó con 371.65.  Matthew Wade terminó cuarto en la final (357.80).

Por su parte, Alberto Arévalo fue octavo en las preliminares. Por puestos habría pasado a las semifinales pero al haber dos españoles clasificados se quedaba fuera. Su puntuación fue de 370.30, después de cometer algunos fallos en dos de sus saltos. Alberto es el que tiene la serie más complicada de los cuatro, incluyendo incluso un salto de 3.6. Finalmente, Héctor García Boissier terminó 14º con 314.25.

En la prueba femenina la mejor española fue Francisca Bauzá (1987). Después de superar las preliminares, Bauzá finalizó sexta en su semifinal con un total de 227.95. Por su parte, Rocío Velázquez no tuvo su competición, al finalizar última con tan solo 173.45, en una serie en la que falló tres de sus cinco saltos, los tres de dificultad 3.0, y es que la madrileña del año 1995 tiene unos saltos de primer nivel.

Otra de las buenas noticias era ver, de nuevo, saltadores en la plataforma, y más aún en categoría masculina, donde hacía tiempo que no veíamos en competición internacional. El mejor de los españoles fue Víctor Pérez Ortega, el joven saltador de dieciseis años que se metió, ni más ni menos, que en la final, concluyendo sexto con 330.40. Hay que decir que en las preliminares se fue hasta los 349.85. Por su parte Francisco Vega Bolaños se tuvo que retirar después de su segundo salto en la preliminar.

Y en los saltos sincronizados, los hermanos García Boissier lograron la medalla de plata, después de conseguir 384.72 puntos en la final directa, lo que supone mínima para el europeo y el mundial.

Así pues, la situación de los saltos españoles después de esta competición es esperanzadora: Nicolás ya tiene las dos mínimas que la federación le pedía para estar en el mundial de Budapest (del 14 al 23 de julio), además del europeo de Kiev (del 12 al 18 de junio). Alberto Arévalo tiene la mínima europea y mundial superada en una ocasión, le queda una segunda. Matthew Wade ha logrado este fin de semana la del europeo, aunque lo tiene difícil ya que tan solo pueden ir dos saltadores por país y sus puntuaciones son inferiores a las de Alberto y Nico. Finalmente, Nicolás García Boissier y su hermano Héctor tienen el billete tanto para el europeo como para el mundial.

La siguiente competición será el europeo de Kiev (Ucrania). Dentro de unos días la RFEN y su dirección técnica darán a conocer los saltadores que disputarán la primera gran competición después de Río 2016.

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.